Posts etiquetados ‘Diario Pueblo’

 SOBRE LA INCOMPATIBILIDAD DEL ALCALDE II (3 de 5)

A las notas enviadas por el Alcalde de Camas al Diario Pueblo  publicadas con fecha 7 de Abril de 1975,  con las que pretendía dar por sentado que todo en la Barriada Mallorca era normal, le respondieron 72 vecinos de la citada barriada dejando una cosa bien clara: “LAS DECLARACIONES DEL SEÑOR LOZANO MERIDIANO, NO DESVIRTUABAN LOS HECHOS QUE MOTIVARON LA DENUNCIA.”

Tras nuestra respuesta mostrando pruebas  contundentes, quedó demostrado que los hechos denunciados  ante el Ministerio de la Vivienda, dejaban al descubierto la estafa que se estaba cometiendo de vender a precio de suelo urbano, por parcelas, aquellos terrenos  que no tenían servicios de ningún tipo.

El pago se haría  bien por contribuciones especiales, directamente abonadas por los vecinos, o a través del Ayuntamiento.

Estos hechos avalaban la incompatibilidad del alcalde para ejercer como tal, toda vez que utilizaba los medios económicos del municipio y de sus vecinos para beneficiar a los señores Salas Garau, sus poderdantes, propietarios de los terrenos.

En ese nuevo escrito se dejaba constancia de lo que un grupo de vecinos había denunciado ante el Ministerio de la Vivienda y que aparecieron publicadas en el reportaje del Diario Pueblo del 1 de Abril de 1974:

a) Irregularidades en orden urbanístico.

b) La venta de terrenos rústicos a precio de suelo urbano.

c) Edificación de las parcelas con absoluta anarquía.

d) El que se hubiesen otorgado licencias de obras sin que existiese la urbanización.

e) Que no se exigiese a la propiedad la necesaria urbanización y pretendiese hacerlo  con la  aportación  de los vecinos y la Diputación.

f) Que las mismas circunstancias se estaban dando en la Barriada La Mallorquina.

No obstante, de las puntualizaciones del Alcalde, podría parecer como que se habían cumplido todos los requisitos.

El hecho de que se dijera que se había autorizado toda la parcelación y urbanización de los terrenos no significaba que se hubiese llevado a cabo la efectiva realización y aprobación de un plan parcial de ordenación y un plan de urbanización, requisitos que son previos para conceder licencias de obras, según exigía la Ley del Suelo, existente ya en la fecha en la que ocurrieron los hechos.

También se dejaba claro que aunque puntualizase que en Agosto y Octubre de 1958 se le autorizaba al entubamiento del Arroyo Montijo para desagüe general del alcantarillado de la barriada, no supuso el que, efectivamente, se hiciera la instalación del referido alcantarillado, como lo probaba el hecho que en esas fechas se estaban llevando a cabo tales obras. Las mismas se realizaban por cuenta del Ayuntamiento y de los vecinos y no por los señores Salas Garau, como debió ser. Y se dejaba constancia de que precisamente la Comisión Permanente de 18 de Marzo de 1975 había aprobado las certificaciones 1 y 2 referentes a la acometida del alcantarillado de la Barriada Mallorca.

Lo que sí quedó muy claro es que la autorización expresa que obtuvo del Distrito Forestal  para la tala de eucaliptos la puso en práctica de inmediato.

En cuanto a la referencia que hacía aludiendo a la aprobación de la parcelación por el Pleno de 25 de Febrero de 1959, tampoco desdecía en nada los hechos porque:

    • En el contenido del mismo no había referencia alguna a la ordenación exigida por Ley para la urbanización.
    • Tampoco se indicaba que hubiese sido aprobado posteriormente por la Comisión Provincial de Urbanismo del Ministerio de la Vivienda.
    • Se refería a una anterior aprobación de la Barriada, de la que omitía todos los datos.
    • Se daba por sentado que la barriada estaba dotada de todos los servicios de agua, luz, alcantarillado. Se extraía del acuerdo que única y exclusivamente se refería a la aprobación de un proyecto de parcelación por lo que resultaba un contrasentido motivar la aprobación del proyecto en la presunta existencia de esos servicios pues se afirmaba  la existencia de estos,  previamente a la redacción del proyecto que se estaba aprobando.
    • Se daba fe de que tales servicios no existían sino que era en esos momentos, al cabo de 16 años de la existencia de la barriada, cuando se estaban acometiendo obras tan elementales como la pavimentación y el alcantarillado.
    • También se le desdecía cuanto exponía en relación a que las fotografías aparecidas en prensa coincidían en épocas de lluvias ya que se le demostraba que en otras muchas ocasiones, también denunciadas en prensa, habían aparecido fotografías y denuncias del lamentable estado en que se encontraba la barriada.
  • Referente a la Barriada La Mallorquina, no aporta ni un solo dato.

Y, por supuesto éramos conocedores que en 1959 no era alcalde de la localidad ya que su toma de posesión tuvo lugar  el 9 de Octubre de 1961 siendo, precisamente, a partir de esa fecha cuando se producen todas las anomalías e ilegalidades en las referidas barriadas, a saber:

    • La no cumplimentación del proyecto de urbanización (era en 1975 cuando se estaban implantando los servicios y no a cargo de los propietarios de los terrenos.
    • La concesión de licencias de obras en terrenos no aptos legalmente.
    • La anarquía urbanística.
    • La no reserva de espacios verdes.
    • El consentimiento de obras sin exigir el previo pago de las licencias.
  • El consentir que revirtiesen a la propiedad lo que se había calificado como calles en el proyecto.
16 de Abril de 1975. Los vecinos de la Barriada Mallorca responden al Alcalde

16 de Abril de 1975. Los vecinos de la Barriada Mallorca responden al Alcalde

Anuncios

SOBRE  INCOMPATIBILIDAD DEL ALCALDE   (2 de 5)

Como ha quedado reflejado en el post anterior, César del Arco hizo suyas nuestras denuncias sobre las Barriadas Mallorca y La Mallorquina, aportando de su pluma las circunstancias legales  mediante las que quedaban perfectamente demostradas las ilegalidades de esas barriadas.

Ello hizo que la Alcaldía “entrara”  a defenderse con profusión de datos pretendiendo hacer ver que todo era correcto. Las puntualizaciones las realizaba como apoderado de los señores Salas, propietario de los terrenos sobre los que se edificó la Barriada Mallorca.

Utilizó el mismo “Diario Pueblo” donde fue denunciado y emitía las siguientes aclaraciones, que según su opinión, faltaban en la publicación del 1 de Abril de 1975:

  • Con fecha 23 de Agosto de 1958 fue autorizada la parcelación y urbanización de los terrenos denominados La Gomera y Orozul, conocidos como Barriada Mallorca y se concedió autorización para edificaciones, mediante escrito de la Jefatura de Obras Públicas de fecha 30 de Octubre de 1958 que fijaba la distancia respecto del eje de la carretera.
  • Con fecha 4 de Agosto de 1958 se obtuvo permiso del Distrito Forestal para la corta de los eucaliptos y con fecha 30 de Octubre se autorizó la conexión del agua potable del servicio municipal.
  • Con fecha 27 de Agosto de 1958 se autorizó el entubamiento del Arroyo de Montijo para desagüe general de la barriada.
  • La Comisión Municipal Permanente de 11 de Febrero de 1959  ratificada por el Pleno del 25 del mismo mes, y en vista de que la barriada estaba dotada de los servicios de agua, luz y alcantarillado, adoptaba un acuerdo que amparaba también a la segunda fase por el que se aprobaba un proyecto de parcelación de terrenos propiedad de los señores Salas Hermanos, denominados “Gomera” y “Pozo Nuevo” como ampliación de la anteriormente concedida a la Barriada Mallorca en atención al informe favorable emitido por el aparejador municipal, aceptando la cesión de calles de ambas parcelaciones como prolongación de las vías municipales.
  • Advertía que las fotografías publicadas se habían tomado en periodo de lluvias y estando la barriada en fase de obras ya que en ese momento se realizaba la pavimentación con riego asfáltico.
  • Concluía diciendo que en aquellas fechas no tenía vinculación alguna con el Ayuntamiento.

Sin embargo, en el próximo post detallaremos la respuesta de los vecinos que evidencian que estas notas enviadas por el alcalde no contradicen cuanto de ilegal denunciaban.

7 de Abril de 1975. Puntualizaciones del Alcalde de Camas , como apoderado de los señores Salas.

7 de Abril de 1975. Puntualizaciones del Alcalde de Camas , como apoderado de los señores Salas.

 

 

 

 

 

25 de Junio de 1975.  “Los vecinos piden la dimisión del Alcalde de Camas”, “Que se vaya” ,  “Que dimita el Alcalde”

Estos eran los diferentes  titulares con los que tanto el Diario Pueblo, en su sección de Andalucía o en sus páginas nacionales  y el Diario ABC,  recogían del escrito que habíamos elaborado,  y que firmaron 2.000 vecinos, pidiendo la dimisión del Alcalde de Camas. ( Leer más

. Camas. Petición de dimisión del Alcalde

20 de Marzo de 1975. “Las Ciudades Dormitorios”. Así titulaba el Diario Pueblo en su sección del Abejorro un artículo en el que hace referencia a las anomalías existentes en determinadas urbanizaciones de Camas en las que no existen calles, ni pavimentación y los servicios de alcantarillado se están montando al carecer de ellos.  Aludía a la vigilancia que sobre estas barriadas debía mantener la Delegación de la Vivienda para que no se construyan viviendas sin los más elementales servicios urbanísticos.

 

Recogemos seguidamente la denuncia de unos vecinos al Ministerio de la Vivienda por la ilegalidad de la Barriada Mallorca y La Mallorquina. ( las puntualizaciones del alcalde como apoderado de la venta de los terrenos, en cartas al director, y la contundente respuesta de los vecinos, fueron publicadas con fecha 7  y 16 de abril de 1975.)

1 de Abril de 1975. “Construcción de dos Barriadas sin Urbanizar”. Con este titular, Manuel Benítez Salvatierra, bajo el pseudónimo de César del Arco, recogía una denuncia ante el Ministerio de la Vivienda, de José Martín Cuesta, Antonio Vidal del Cerro y Carlos Sánchez-Barbudo Santisteban sobre dos barriadas que se habían vendido como suelo urbano y estaban sin urbanizar, analizando diversas circunstancias y cuyos datos nos había solicitado a los miembros del Equipo Corresponsal:

  • Las irregularidades urbanísticas en Camas.
  • La venta de terrenos sin urbanizar en Barriada Mallorca, cuyo suelo se dividió en parcelas sin que se dieran las condiciones para ser suelo urbano al carecer de toda clase de servicios.
  • La construcción en esa Barriada con total anarquía, aglomerándose viviendas unifamiliares con pisos e industrias.
  • La concesión de licencias de obras por el Ayuntamiento, sin la existencia de los servicios elementales.
  • Que el Alcalde de la localidad, Juan Lozano Meridiano, intervenía en la venta de los terrenos como apoderado de los propietarios de los mismos, señores Salas Garau.
  • Que en ese momento, con la aportación económica de la Diputación y las Contribuciones Especiales que se le pretendían cobrar a los vecinos y sin exigírselo a la propiedad, pretendía abordar la urbanización.
  • Las mismas circunstancias se daban en la incipiente Barriada La Mallorquina ( ver publicación del 21 de Abril de 1974 )
  • Hasta aquí el resumen del escrito de denuncia. Sin embargo el periodista, de su pluma, y con la ley en la mano, dejaba constancia de las obligaciones que recogía la Ley de Régimen Local para con los Ayuntamientos. Así mismo resumía lo que la Ley del Suelo indicaba en dos cuestiones fundamentales, que resumidas venían a decir:
  • Que no podía elevarse el coste del valor del suelo caprichosamente , cuando todavía no se ha desembolsado por la propiedad el coste de las obras.
  • Que no se podía efectuar ninguna parcelación urbanística sin que previamente se haya aprobado un plan parcial de ordenación del sector.

Terminaba su artículo recomendando al Ministerio de la Vivienda velase en este asunto por los intereses públicos y que tomase las medidas oportunas obligando a los propietarios de la parcelación a la realización de las obras de urbanización.

Buscábamos dónde estaban los 10.000 m2 que se habían cedido al municipio por la inmobiliria-constructora de la Barriada “Parque de la Montaña” (Hiconsa) y sobre los que el alcalde había dicho al vecindario que se iba a contruir un grupo de E.G.B- de 16 unidades, pero  nadie sabía dónde estaban esos terrenos, llegando a decir el Secretario “que si no están en un sitio, estarán en otro”.

En este año se movilizaron los vecinos de los barracones, unos 200 se manifestaban ante el Ayuntamiento, en demanda de una solución a su gravísimo problema de vivienda,  según relatábamos el 14 de Mayo. Y qué consiguieron?. Pues que en vez de una ducha tuviesen dos y que en una habitación que se quedó vacía, les pusiesen un lavadero.. ¡¡¡¡¡¡Vergonzoso!!!!!!

El 19 de Abril de 1975 el director de la Radio y la Prensa del Movimiento Don Emilio Romero nombraba Director del Diario Sevilla a Don Manuel Benítez Salvatierra. Éste, que había hecho suyos los problemas de Camas, ya expuestos antes, lo continuó haciendo ahora desde este periódico.

Nosotros estábamos en ese momento denunciando la situación de incompatibilidad del Alcalde de Camas, Sr. Lozano Meridiano, porque resultaba que los Sres. Salas Garau (mallorquines) dueños de una parte importante de terrenos en la localidad, para vender como parcelas y crear las barriadas,  Mallorca y Mallorquina,  tienen como apoderado a este  alcalde  que era quien tenía que exigir que se  dotaran las mismas  de todos los servicios que la ley exigía y evidentemente no lo hizo. César del Arco elaboró un magnífico trabajo, con las debidas bases jurídicas, denunciando “Las incompatibilidades para ejercer el cargo de Alcalde”, que se publicó el 23 de Mayo e insistió en otro del 17 de Junio.

También publicó en su periódico de este mismo día el escrito,  que dirigido al primer Teniente de Alcalde elaboramos y firmaron 900 vecinos, referido a la ya mencionada incompatibilidad.

Continuando con la hilación de nuestras publicaciones, el 24 de Mayo, dábamos datos concretos de cómo parte de una calle de la Bda. Mallorca fue vendida como solar, ocurrido en 1965 y en la que intervino El Sr. Alcalde que  a la vez era el apoderado de los propietarios de los terrenos. Motivado por esta noticia, el alcalde utilizó su influencia ante la policía para que nuestro compañero José Martín Cuesta fuese detenido e interrogado y por supuesto puesto en libertad.

Días después, el 29 de Mayo, dábamos cuenta de la ilegalidad que cometía el Concejal Delegado de Obras en aquel entonces, Don Manuel González, asignando a dedo las obras de alcantarillado de la calle La Montaña, cuyos vecinos ya la habían pagado con un año de antelación sin que las obras concluyesen. Las tapas del alcantarillado las suministraba la empresa en la que él trabajaba.

Ese mismo día recogíamos una noticia sobre una denuncia de un vecino que escribía una carta lamentando la falta de atención recibida en la  urgencia sanitaria por el practicante de turno, ampliada con otra carta de otro lector del 19 de junio y la respuesta dada por el médico de guardia y el A.T.S. de aquel día, recogida en las páginas centrales.

El 3 de Junio hacíamos una reflexión sobre muchos concejales, algunos de los cuales llevaban más de un año sin asistir a las sesiones y al día siguiente 23 vecinos de Cañorronco Alto hacían ver a sus conciudadanos cómo desde 1973 esperaban la solución al entubamiento de las aguas fecales que discurrían al aire libre y elogiaban nuestro trabajo de denuncia sobre los problemas de nuestra localidad.

El 6 de Junio sacábamos a la luz pública la noticia que nos trasladaban 200 vecinos de El Cerrillo, La Hoyada y Surte Grande por la que nos enterábamos que el Ayuntamiento pretendía cobrar suplementos de sus contribuciones especiales queriendo cobrarles 4 veces más de lo que ya habían pagado. El escrito que les hicimos exponiendo estos hechos ante el Gobernandor Civil y la publicación de este artículo, motivó que el Ayuntamiento anulase estas contribuciones, tal como dábamos a conocer en lo publicado el 12 de Junio.

Al día siguiente, apoyados en el trabajo que le habíamos facilitado a la dirección del Diario Pueblo, periódico del Movimiento como ya dijimos, iniciamos la polémica desde nuestro Equipo Corresponsal y desde las páginas de El Correo de Andalucía sobre las flagrantes incompatibilidades del Alcalde, apoderado de los dueños de los terrenos de las Barridas Mallorca y Mallorquina sobre las que se consentían la inadmisible anarquía urbanística, sin cesión de terrenos para zonas verdes, autorización de obras sin licencia, concesión de licencias en terrenos no aptos para ellos y en esos momentos urbanizándose pero  no por los Sres. Salas Garau , claro está, sino por el municipio.

Se elaboró un escrito, por la vía reglamentaria, dirigido al primer teniente de alcalde, que fue apoyado por 900 vecinos y publicado en las páginas centrales del periódico el día 17.

Mientras tanto, ya estábamos preparando otro escrito pidiendo la dimisión del Alcalde en el que aducíamos tres argumentos fundamentales apoyando esta petición:

  • -su manifiesta incompatibilidad.
  • -su total incompetencia, describiendo hasta dieciocho hechos concretos.
  • -su falta de arraigo y convivencia.

Este escrito fue apoyado con la firma de 2.000 vecinos, registrados con su DNI y presentado en el registro de nuestro Ayuntamiento el 23 de Junio con el nº 2296, viendo la luz en las páginas centrales de El Correo de Andalucía el 24 de Junio. Conseguimos a la vez que se publicase en las páginas de Andalucia y en las de nacional del Diario Pueblo y en el diario ABC de Sevilla.