Posts etiquetados ‘Barrio Chato’

  MANIFESTACIONES ANTE LA ALCALDÍA. y PARALIZACIÓN OBRAS AUTOVÍA. 3

25 de Agosto de 1976.    500 vecinos se manifiestan ante la alcaldía.3

26 de Agosto de 1976.     50 mujeres paralizan (por segunda vez)las obras de la autovía Sevilla-Gijón

Estos 500 vecinos se manifestaron ante la Casa Consistorial para hacer patente su protesta ante la irresponsable actitud  del primer Teniente de Alcalde, quien al ser requerido por el Ingeniero de Obras Públicas don Pedro González para manifestarle el nuevo problema planteado por el corte de acceso al Barrio Chato, debido a la ejecución de las obras de la autovía y la colocación de un paso provisional, aquel le contestó “no voy porque me van a comer. Lo que puedo hacer es llamar a la Guardia Civil”.

Manifestación de 500 vecinos. 25 de Agosto de 1976.

Manifestación de 500 vecinos. 25 de Agosto de 1976.

 

 

Este había sido el principal motivo que había llevado a los vecinos a manifestarse ante las puertas del Ayuntamiento a los que, por solidaridad, se les habían unido los vecinos de las Barriadas de Santa Rosa, Cañorronco Alto, La Extremeña y Camino de Guía que también aprovecharon para exponer sus problemas  a través de  12 portavoces de estos barrios.

 

 

 

.Camas.Concentración y diálogo en el Ayuntamiento. 25 de Agosto de 1976.

Concentración y diálogo en  el Ayuntamiento. 25 de Agosto de 1976.

—————–

Los vecinos representados por tres comisiones distintas, aprovecharon para denunciar sus carencias.

Los de Saladilla Alta, pidieron urgente solución por los problemas suscitados debido a los derrumbamientos de las viviendas como consecuencia del desplome del cerro donde está enclavada la barriada, por las obras de la construcción de la nueva autovía, solicitándoles a sus representantes hiciesen una petición al Gobernador Civil, para que éste visitase la barriada.

Los vecinos de Cañorronco,  p0r su parte, plantearon la canalización de sus aguas fecales, obteniendo como respuesta la negativa por la imposibilidad económica.

Finalmente, se trataron  otra serie de asuntos por el conjunto de la comisión como el de la limpieza, el encauzamiento de las aguas o mejoras de accesos provisionales, etc. y que el Ayuntamiento se comprometía a realizar.

Concluida  la entrevista, a las 11,30 de la noche, la comisión informó a los vecinos que esperaban en la calle y las mujeres de Saladilla Alta anunciaron que paralizarían las obras de la autovía a la mañana siguiente, con objeto de conseguir garantías concretas a la solución de sus problemas.

Camas.En portada, las mujeres obstaculizan de nuevo la autovía. 26 de Agosto de 1976.

 Camas. En portada, las mujeres obstaculizan de nuevo la autovía. 26 de Agosto de 1976.

 

 

Camas.Obstaculizan de nuevo la autovía. 26 de Agosto de 1976

Camas.Obstaculizan de nuevo la autovía. 26 de Agosto de 1976

 

Efectivamente. tras la manifestación ante el Ayuntamiento y el apoyo de muchos vecinos, a la mañana siguiente,  unas 50 mujeres, vecinas de la barriada Saladilla Alta paralizaban las obras y, tras el diálogo con el  Ingeniero, en las oficinas instaladas a pie de obra, las mujeres dejaron de obstaculizarlas al garantizárseles que en menos de 24 horas se les construiría una pasarela de hormigón.

Era la segunda ocasión en la que medio centenar de mujeres paralizaban las obras de construcción de la autovía.

La primera vez debido al resquebrajamiento de sus viviendas y esta segunda, ante la carencia de unos accesos adecuados.

ASÍ RECOGÍA LA PRENSA LA PARALIZACIÓN DE LAS OBRAS DE LA AUTOVÍA  EN OCASIONES ANTERIORES

Los vecinos del Barrio Chato impidieron la continuación de las obras de la autovía

Las vecinas del Barrio Chato impidieron la continuación de las obras de la autovía. 20 de Agosto de 1976

Un grupo de vecinos del Barrio Chato impiden se reanuden las obras de la autovía Sevilla-Gijón. 20 de Agosto de 1976.

Un grupo de vecinos del Barrio Chato impiden se reanuden las obras de la autovía Sevilla-Gijón. 21 de Agosto de 1976.

Los vecinos del "Barrio Chato" paralizaron las obras de la autovía Sevilla-Gijón. Las viviendas continuaban resquebrajándose. 21 de Agosto de 1976.

 Los vecinos del “Barrio Chato” paralizaron las obras de la autovía Sevilla-Gijón. Las viviendas continuaban resquebrajándose. 21 de Agosto de 1976.

 

 

 

Anuncios

7 de Setiembre de 1977. “ Los últimos del “Barrio Chato. 33 familias se resisten a desalojarlo”

Tras las continuas protestas de los vecinos del Barrio Chato desde el comienzo de las obras de la autovía que, como reiteradamente hemos comentado, provocó el resquebrajamiento de la mayoría de las viviendas y como consecuencia de ello las correspondientes protestas, manifestaciones, cortes de tráfico y paralizaciones de las obras.

Y pese a que la mayoría fue aceptando las distintas soluciones aportadas, tras cerca de tres años desde su inicio, esta historia aún no había finalizado, motivo por el cual en Nueva Andalucía se recopilaban los hechos acaecidos,  con titulares a doble página así como  fotos y entrevista a varios vecinos.

Comienza este artículo detallando todas las circunstancias que originaron el problema de este barrio haciendo referencia a un escrito hecho público por la Asociación de Vecinos que en su punto 3º decía “…al haberse cortado por su base la ladera del monte “El Carambolo” y al haberse quedado algún tiempo sin sujeción previa, hubo un corrimiento de tierras en toda la barriada así como en la calle por lo que Obras Públicas procedió a la evacuación de toda la vecindad de la parte baja.”

Tras esto los vecinos realizaron escritos y determinadas acciones con las que consiguieron que Obras Públicas presentara a los vecinos una solución evacuando a toda la parte baja del vecindario que no satisfizo a todos, considerando que tal organismo era el responsable de lo acaecido pues sus técnicos  antes de realizar las excavaciones previstas, no tuvieron en cuenta el tipo de terreno.

Al principio eran 110 familias quedando en la actualidad sólo 33 que no estaban dispuestos  a doblegarse a las exigencias de O.P. al   sentirse perjudicados en sus intereses.

 

 

7 de Febrero de 1977. Los últimos del Barrio Chato. 33 Familias se resisten a desalojarlo.

7 de Febrero de 1977. Los últimos del Barrio Chato. 33 Familias se resisten a desalojarlo.

 

 

24-30 de Octubre. El semanario popular andaluz El Torneo de fecha 24-30 de Octubre, en su número 13 y bajo el titular de “Historia para no dormir” publicaba, tras la felicitación por nuestra parte del dosier periodístico en nuestro poder, un resumen de la problemática de nuestra localidad.

Se celebraban en estas fechas los quince años de permanencia en el poder del entonces alcalde de nuestra localidad, Juan Lozano Meridiano, que había conseguido convertir su abuso de poder en la defensa de sus intereses privados por encima del de los ciudadanos.

Por uno de estos abusos recientemente prestaba declaración ante el Juzgado de Primera Instancia, en relación con una querella que vario vecinos le teníamos interpuesta por los delitos de fraude y falsedad en documento público. Y esto, además de un sinfín de quejas, escritos de protestas, reclamaciones, denuncias que seguramente dormían el sueño de los silencios administrativos. Cartas pidiendo justicia que no han sido contestadas.

Recogía este trabajo que, pese a que la tradición de Camas se difuminaba en la historia de Sevilla, la existencia de un extenso archivo periodístico con todos sus problemas, la convertían en el pueblo fantasma de la provincia durante los últimos quince años.

Era evidente el desastre urbanístico, las calles sin asfaltar inundadas con las mínimas lluvias, la imposición de contribuciones especiales a los vecinos para que paguen las urbanizaciones de sus barrios, el embargo de las cuentas de vecinos del Barrio de Santa Cruz, las patentes irregularidades de la Barriada Mallorca, de la que el alcalde era el representante de los propietarios de los terrenos y en cuya urbanización se habían consentido edificios de 5 pisos sin ascensores junto a chalets o naves industriales, evadiéndose la cesión de terrenos para zonas verdes.

Se evidenciaba también el problema de El Barrio Chato, cuyas viviendas se resquebrajaban como consecuencia de la construcción de la autovía Sevilla-Gijón y aunque habían solicitado soluciones a todos los estamentos nadie les escuchaba y recogían en este trabajo la existencia de un gran solar junto al Ayuntamiento adquirido por mucho más de lo que realmente valía, esperando la construcción de una plaza porticada que nunca llegó.

Denunciaban la existencia de estercoleros donde jugaban los niños, con cúmulos de desperdicios extendidos por los lugares menos adecuados y en los que la insanidad era evidente en los barrios más obreros.

Calificaba este semanario las circunstancias existentes como historias para no dormir y se preguntaba si con todo esto podría dormir el entonces alcalde Lozano Meridano, desde hacía 15 años.

Camas.Historia para no dormir.30-10-76

Revista semanal El Torneo. 23al 30 de Octubre de 1976

1 de Setiembre de 1976. El diario ABC titulaba sobre el “Barrio  Chato”:   “Compás de espera en la Barriada Saladilla Alta de Camas”. “El Ayuntamiento dice: “No eludimos responsabilidades, pero no podemos resolver. Apoyaremos en todo a los vecinos.” “La zona en cuestión no es segura en el aspecto geológico”

Narraba este periódico que la barriada, (de orígenes funerarios según muchos historiadores)  surge por los años cuarenta, cuando “El Chato”, propietario de un pequeño establo en el monte, comenzó a vender parcelitas a cinco y diez pesetas el metro cuadrado, a uno y otro lado de una calle trazada de cuatro metros, con un enorme desnivel.

Allí, a esta loma,  huyendo de las constantes inundaciones en la vega de Pañoleta que era donde vivían,  acudieron  a instalarse , humildes familias, que fueron construyendo sus casas poco a poco. En estas casas llevaban viviendo más de 30 años, cuando les surge el problema del derrumbe y desplazamiento de las mismas.

Analizaba este periódico que la situación de esta barriada había llegado a su cenit y que las obras de construcción de la Autovía de la Carretera de Extremadura amenazaban con el derrumbe de toda la barriada, tal como ABC exponía en su reportaje gráfico aquí publicado el pasado día 24.

Llegado este punto en que los vecinos impedían la realización de las obras y que no podían seguir viviendo con sus casas semidestruidas era evidente que había que buscar una solución por parte de quien correspondiera.

Las obras de la autovía comenzaron el 27 de Agosto de 1975.  Hacía ya un año de los primeros derrumbamientos aunque se había construido un pequeño muro de contención. La ladera se había venido abajo;  muchos vecinos tuvieron que abandonar sus viviendas y alojarse en pensiones asumiendo el gasto Obras Públicas en un primer momento que expropió parte de las viviendas desde la calle Paloma hacia abajo y  rehaciendo  el muro de contención que se reforzó e hizo prácticamente nuevo.

Como los responsables no querían hacerse cargo de la parte media y alta de la barriada los vecinos siguieron tomando medidas paralizando las obras, encargando un informe técnico, asesorándose por un abogado y presentando sus quejas al Ayuntamiento cuyos representantes municipales asumían las siguientes circunstancias:

  • La necesidad de los vecinos de solucionar este problema que se originó hacía un año, el cual se agrava por momentos y que podía empeorarse con la llegada del invierno.
  • Que se consideraba impotente para resolver este asunto pese a la gravedad de la situación en la que se encontraban los vecinos y a los que decían prestarle su apoyo.
  • Que creían que el problema tampoco podía solucionarlo Obras Públicas sino a nivel provincial con la participación de los distintos Ministerios.

 

31 de Agosto de 1976. “Un grupo de 70  mujeres paró las obras de la Autovía Sevilla-Gijón”.

También el diario Informaciones se hacía eco de esta importante movilización que realizaban las vecinas del Barrio Chato. A través de la Agencia Cifra narraba que un grupo de unas 70 mujeres, acompañadas de sus hijos,  obstaculizaban por tercera vez las obras de construcción de la autovía Sevilla-Gijón consiguiendo parar las mismas.

Recogía también las consideraciones de la Asociación de Vecinos publicadas en nuestro post de 30 de agosto de 1976 CVI y CVII

  • Que el Ayuntamiento asumiese la defensa de los vecinos ante Obras Públicas.
  • La realización de un estudio de estabilidad de la ladera, con los correspondientes ensayos y sondeos del subsuelo.
  • Que se realizasen las expropiaciones de las viviendas afectadas y sus correspondientes indemnizaciones.
  • Que el Gobernador acudiese al lugar de las obras para que pudiese comprobar in situ cuanto acontecía  y así poder adoptar las medidas pertinentes. 

 

31 de Agosto de 1976. También El Correo de Andalucía  recogía nuestro trabajo sobre la nueva “Paralización por tercera vez de la autovía Sevilla-Gijón”.

Decíamos cómo de nuevo las mujeres del Barrio Chato paralizaban las obras de construcción de la autovía como señal de protesta hasta tanto se cumpliesen las peticiones que tenían efectuadas tanto a Obras Públicas  como al Ayuntamiento de la localidad.

Sobre la 1,30 de la tarde, los vecinos recorrieron el trayecto desde su barriada hasta el Ayuntamiento a través de la carretera general para saber del cumplimiento de las promesas que los mandatarios locales les habían hecho cuando fueron recibidos a partir de una reciente manifestación.

Fueron atendidos por el alcalde accidental Manuel Velázquez Velázquez, por el cuarto teniente de alcalde y Delegado de obra Manuel González, por el Secretario de la corporación y por un funcionario quienes les manifestaron que habían pasado pocos días para poder darles respuestas a sus peticiones.  Desde allí mismo uno de los comisionados pudo contactar con el Ingeniero de Obras Públicas, responsable de la obra, de quien consiguió la promesa de mantener paralizadas las obras en tanto no se llegase a un  acuerdo mutuo con las autoridades competentes, siendo  informados de este compromiso los manifestantes que emprendieron de nuevo la marcha al barrio.

También en nuestro artículo resumíamos el comunicado de la Asociación de Vecinos, que ya había sido publicado  en su totalidad tanto por el vespertino Nueva Andalucía (post CVI ), como por el matutino Suroeste y que puede leerse en nuestro post de 30 de agosto de 1976 CVII.

 

28 de Agosto de 1976. Fango en “Camino de Guía”. Con este titular en El Correo de Andalucía  dábamos la noticia de cómo en el corto espacio de tiempo de tres días se inundaba de nuevo el Barrio “Camino de Guía”.

Sólo la actuación de los bomberos y la participación de algunos vecinos “metidos en agua hasta el cuello” consiguieron liberar el desatasco. Mientras tanto los vecinos se preguntaban sobre la inversión que tenía prevista la Comisión Provincial de Servicios Técnicos de dos millones de pesetas para un colector en esas barriadas.

También en este artículo reseñábamos  cómo todas las mujeres del Barrio Chato volvían a paralizar las obras de la autovía,  realizando  turnos de relevos sin que hubiese alteración del orden público, pretendiendo con esta movilización la visita del Gobernador Civil al barrio para que conociese “in situ”  la problemática existente.

Durante la jornada de paralización de las obras, se hizo notar la presencia de la Guardia Civil.

174.Camas.Fango en Camino de Guia.28-08-76

 

23 y 24 de Agosto de 1976. Tanto el Diario Nueva Andalucía como El Correo de Andalucía recogían la noticia en la que La Asociación de Vecinos de Palmete se solidarizaba con las acciones emprendidas por los Vecinos del Barrio Chato de Camas.

21 de Agosto de 1976. “Los vecinos de “Barrio Chato” paralizaron las obras de la autovía Sevilla-Gijón”. “Las viviendas continúan resquebrajándose”  Ya hacía casi un año que los vecinos de esta barriada se habían dirigido al Ayuntamiento recabando la solución a los problemas de sus viviendas sin que les diesen solución a los mismos por lo que nos  dedicamos  a recopilar toda la documentación que tenían de sus casas: escrituras, contratos, recibos de agua y de luz, de contribuciones, de arbitrios que una vez fotocopiados se envió al Gobernador Civil quien contestó que se presentaran ante el Ayuntamiento y Obras Públicas no dándose ninguno de los dos organismos por enterados.

Con posterioridad, fueron recibidos por el alcalde que les ofreció “la colaboración y apoyo de la Corporación en todo cuanto fuera necesario”, momento éste que aprovecharon los vecinos para solicitar la “concesión del importe (21.000 pesetas) del informe que habían entregado en el Ayuntamiento, en el que se estudiaba la inestabilidad de la barriada, redactado por el arquitecto don David Lázaro Rubio”.  La respuesta fue tajante: ”se desestima la petición porque  no se ajusta a criterios legalmente establecidos” y en ese mismo escrito le decía el Ayuntamiento a los vecinos que “no obstante la corporación acordó seguir ayudando a los peticionarios en todo lo que sus pretensiones tengan de justo y sin que ello signifique reconocimiento de responsabilidad por el Ayuntamiento”.

Por si fuera poco, se les había cortado el acceso a su barriada poniéndoles unas tablas para poder pasar lo que todo ello les llevo a acordar paralizar las obras por parte de las mujeres del barrio.