Posts etiquetados ‘Barriada Mallorquina’

NUESTRA QUERELLA CRIMINAL AL ALCALDE, JUAN LOZANO MERIDIANO, POR FRAUDE Y FALSEDAD (8  de 17)

Requerimientos a la Delegación del Ministerio de la Vivienda para que en virtud de la denuncia formulada por D. José Martín Cuesta y otros en relación con las Bdas. Mallorca y La Mallorquina,  se certifique el contenido íntegro de los  escritos de fecha 4 de Junio de 1974 y sobre la existencia de Plan de Ordenación en las Barridas Mallorca y Mallorquina. Prueba 4

Tras el  requerimiento que, con fecha 29 de Mayo de 1976, el Juzgado de primera instancia  nº 1 de  Sevilla enviaba a la Delegación del Ministerio de la Vivienda, este organismo remitía, con fecha 30 de Junio de 1976, antecedentes sobre lo que el Ayuntamiento les había comunicado con fecha 5 de Junio de 1974.

En un primer escrito el Sr. Lozano Meridiano contestaba como alcalde que “no existía urbanización denominada La Mallorquina y que suponía que se hacía referencia a la apertura de 3 calles dentro del propio centro del casco urbano, en el solar de Casa Salas, con la autorización del Ayuntamiento de fecha 10 de Diciembre de 1968 que cuenta con todos los servicios y pavimentación asfáltica…”

En relación con el resto de actuaciones urbanísticas que tenían previsto realizar contestaba que,  por recomendación de la Delegación Provincial del Ministerio de la Vivienda, las mismas quedaban suspendidas provisionalmente  quedando sometidas a lo dispuesto por la Delegación, notificando que en relación con el solar de los Sres. Salas, se estaba preparando por la propiedad el Plan Parcial y Proyecto de Urbanización y que sería remitido en breve.

En un segundo escrito, haciendo referencia a la Barriada Mallorca, notificaba que fue aprobada por el Ayuntamiento el 27 de Agosto de 1958 y ratificada definitivamente el 25 de Febrero de 1959, aceptándose la cesión de calles que pasaron a ser prolongación de las vías municipales, quedando bajo la administración del Ayuntamiento por estar en el Centro urbano de la población

Seguía diciendo que las edificaciones construidas lo fueron bajo licencia municipal, previo pago de las tasas, siendo en un principio viviendas de tipo unifamiliar, acogidas al Régimen de Viviendas subvencionadas y que estaban dotadas de todos los servicios: agua, alumbrado, alcantarillado y pavimentación, además de estar dados de alta en Contribución por los nuevos valores de urbana de Hacienda desde 1967 y consideradas integradas dentro del casco urbano.

Finalmente concluía relatando que al igual que se estaba haciendo en otras barriadas en las que se habían concluido las obras, en esta barriada estaba aprobado el proyecto correspondiente de obras dentro del Plan de la Comisión Provincial de Servicios Técnicos con una cuota a cargo de los vecinos por Contribuciones Especiales ya que, recalcaban,  en 16 años de tránsito viario las calles había sufrido la natural erosión y que anteriormente se habían cambiado puntos de luces normales por lámparas de mercurio de conformidad con los vecinos y por contribuciones especiales

Por último la Delegación Provincial del Ministerio de la vivienda ratificaba informando que en esa Delegación Provincial “no se había presentado Plan Parcial de Ordenación ni de Urbanización de ninguna de las dos Barriadas”.

30 de Junio de 1976. Escrito de la Delegación del Ministerio de la Vivienda al Juez de 1ª Instancia adjuntándole los escritos solicitados sobre las Barriadas Mallorca y La Mallorquina.

30 de Junio de 1976. Escrito de la Delegación del Ministerio de la Vivienda al Juez de 1ª Instancia adjuntándole los escritos solicitados sobre las Barriadas Mallorca y La Mallorquina.

4 de Junio de 1974. Escrito del Alcalde, Juan Lozano Meridiano, a la Delegación del Ministerio de la Vivienda en el que se comunica la inexistencia de Plan de Ordenación Urbana en la B arriada La Mallorquina.

4 de Junio de 1974. Escrito del Alcalde, Juan Lozano Meridiano, a la Delegación del Ministerio de la Vivienda en el que se comunica la inexistencia de Plan de Ordenación Urbana en la B arriada La Mallorquina.

5-4-de-junio-de-1974-informe-sobre-las-bdas-mallorca-y-mallorquina

4 de Junio de 1974. Escrito del Alcalde, Juan Lozano Meridiano, a la Delegación del Ministerio de la Vivienda en el que se comunican diversos acuerdos y actuaciones sobre la Barriada Mallorca

 

Sobre incompatibilidad del Alcalde ( 4 de 5 )

Tras las puntualizaciones de los vecinos a las notas del alcalde, era en esta ocasión un trabajo personal del periodista  César del Arco quien de nuevo ampliaba su punto de vista haciendo un magnífico trabajo  basado en la legislación existente en aquel momento.

El mismo fue publicado el 23 de Mayo de 1975 y lo titulaba así:

 ” Las incompatibilidades para ejercer el cargo de alcalde”. “El de Camas es apoderado de una empresa con intereses urbanísticos en el término municipal”.

En su preámbulo exponía que el  alcalde de Camas, por aquél entonces, era a su vez apoderado de los Sres. D. Manuel, D. Pedro, D. Salvador y D. Fernando  Salas Garau  propietarios de una parte importante de terrenos en Camas; terrenos que se vendían como urbanos,  formándose las barriadas “Mallorca” y “Mallorquina”,  pero sin que éstas estuviesen urbanizadas y acondicionadas por los mallorquines Salas Garau, tal y como la ley exigía.

En virtud de ello y dado que el Sr. Lozano Meridiano intervenía como apoderado en esas acciones de compra-venta y  que además lo hacía como alcalde,  en las determinaciones municipales que pudiesen tener relación con las referidias barriadas, plasmó en su análisis a quienes  la Ley de Régimen Local,  en sus  artículos 33 y siguientes, determinaba como  incompatibles:

1º. Los que estuviesen interesados en contratos o suministros con cargo a fondos públicos, dentro del término municipal.

2º.Los que tuviesen entablada contienda administrativa con el Ayuntamiento.

3º.Los que ejerciesen como directores… en empresas que tuviesen que ver con servicios interesados en el Ayuntamiento.

4º.Que las causas de incompatibilidad podían ser denunciadas por cualquier vecino ante la Alcaldía quien debería enviarlo  al Gobernador Civil para su resolución.

079-camas-resena-incompatibilidad-alcalde-23-05-75

23 de Mayo de 1975. Portada del Diario Sevilla, sobre incompatibilidad del Alcalde de Camas.

080-camas-incompatibilidades-para-ser-alcalde-1-2-23-05-75

23 de Mayo de 1975. Diario Sevilla, sobre incompatibilidad del Alcalde de Camas.1 de 2

081-camas-incompatibilidades-para-ser-alcalde-2-2-23-05-75

23 de Mayo de 1975. Diario Sevilla, sobre incompatibilidad del Alcalde de Camas.2 de 2

 

 

 

 SOBRE LA INCOMPATIBILIDAD DEL ALCALDE II (3 de 5)

A las notas enviadas por el Alcalde de Camas al Diario Pueblo  publicadas con fecha 7 de Abril de 1975,  con las que pretendía dar por sentado que todo en la Barriada Mallorca era normal, le respondieron 72 vecinos de la citada barriada dejando una cosa bien clara: “LAS DECLARACIONES DEL SEÑOR LOZANO MERIDIANO, NO DESVIRTUABAN LOS HECHOS QUE MOTIVARON LA DENUNCIA.”

Tras nuestra respuesta mostrando pruebas  contundentes, quedó demostrado que los hechos denunciados  ante el Ministerio de la Vivienda, dejaban al descubierto la estafa que se estaba cometiendo de vender a precio de suelo urbano, por parcelas, aquellos terrenos  que no tenían servicios de ningún tipo.

El pago se haría  bien por contribuciones especiales, directamente abonadas por los vecinos, o a través del Ayuntamiento.

Estos hechos avalaban la incompatibilidad del alcalde para ejercer como tal, toda vez que utilizaba los medios económicos del municipio y de sus vecinos para beneficiar a los señores Salas Garau, sus poderdantes, propietarios de los terrenos.

En ese nuevo escrito se dejaba constancia de lo que un grupo de vecinos había denunciado ante el Ministerio de la Vivienda y que aparecieron publicadas en el reportaje del Diario Pueblo del 1 de Abril de 1974:

a) Irregularidades en orden urbanístico.

b) La venta de terrenos rústicos a precio de suelo urbano.

c) Edificación de las parcelas con absoluta anarquía.

d) El que se hubiesen otorgado licencias de obras sin que existiese la urbanización.

e) Que no se exigiese a la propiedad la necesaria urbanización y pretendiese hacerlo  con la  aportación  de los vecinos y la Diputación.

f) Que las mismas circunstancias se estaban dando en la Barriada La Mallorquina.

No obstante, de las puntualizaciones del Alcalde, podría parecer como que se habían cumplido todos los requisitos.

El hecho de que se dijera que se había autorizado toda la parcelación y urbanización de los terrenos no significaba que se hubiese llevado a cabo la efectiva realización y aprobación de un plan parcial de ordenación y un plan de urbanización, requisitos que son previos para conceder licencias de obras, según exigía la Ley del Suelo, existente ya en la fecha en la que ocurrieron los hechos.

También se dejaba claro que aunque puntualizase que en Agosto y Octubre de 1958 se le autorizaba al entubamiento del Arroyo Montijo para desagüe general del alcantarillado de la barriada, no supuso el que, efectivamente, se hiciera la instalación del referido alcantarillado, como lo probaba el hecho que en esas fechas se estaban llevando a cabo tales obras. Las mismas se realizaban por cuenta del Ayuntamiento y de los vecinos y no por los señores Salas Garau, como debió ser. Y se dejaba constancia de que precisamente la Comisión Permanente de 18 de Marzo de 1975 había aprobado las certificaciones 1 y 2 referentes a la acometida del alcantarillado de la Barriada Mallorca.

Lo que sí quedó muy claro es que la autorización expresa que obtuvo del Distrito Forestal  para la tala de eucaliptos la puso en práctica de inmediato.

En cuanto a la referencia que hacía aludiendo a la aprobación de la parcelación por el Pleno de 25 de Febrero de 1959, tampoco desdecía en nada los hechos porque:

    • En el contenido del mismo no había referencia alguna a la ordenación exigida por Ley para la urbanización.
    • Tampoco se indicaba que hubiese sido aprobado posteriormente por la Comisión Provincial de Urbanismo del Ministerio de la Vivienda.
    • Se refería a una anterior aprobación de la Barriada, de la que omitía todos los datos.
    • Se daba por sentado que la barriada estaba dotada de todos los servicios de agua, luz, alcantarillado. Se extraía del acuerdo que única y exclusivamente se refería a la aprobación de un proyecto de parcelación por lo que resultaba un contrasentido motivar la aprobación del proyecto en la presunta existencia de esos servicios pues se afirmaba  la existencia de estos,  previamente a la redacción del proyecto que se estaba aprobando.
    • Se daba fe de que tales servicios no existían sino que era en esos momentos, al cabo de 16 años de la existencia de la barriada, cuando se estaban acometiendo obras tan elementales como la pavimentación y el alcantarillado.
    • También se le desdecía cuanto exponía en relación a que las fotografías aparecidas en prensa coincidían en épocas de lluvias ya que se le demostraba que en otras muchas ocasiones, también denunciadas en prensa, habían aparecido fotografías y denuncias del lamentable estado en que se encontraba la barriada.
  • Referente a la Barriada La Mallorquina, no aporta ni un solo dato.

Y, por supuesto éramos conocedores que en 1959 no era alcalde de la localidad ya que su toma de posesión tuvo lugar  el 9 de Octubre de 1961 siendo, precisamente, a partir de esa fecha cuando se producen todas las anomalías e ilegalidades en las referidas barriadas, a saber:

    • La no cumplimentación del proyecto de urbanización (era en 1975 cuando se estaban implantando los servicios y no a cargo de los propietarios de los terrenos.
    • La concesión de licencias de obras en terrenos no aptos legalmente.
    • La anarquía urbanística.
    • La no reserva de espacios verdes.
    • El consentimiento de obras sin exigir el previo pago de las licencias.
  • El consentir que revirtiesen a la propiedad lo que se había calificado como calles en el proyecto.
16 de Abril de 1975. Los vecinos de la Barriada Mallorca responden al Alcalde

16 de Abril de 1975. Los vecinos de la Barriada Mallorca responden al Alcalde

SOBRE  INCOMPATIBILIDAD DEL ALCALDE   (2 de 5)

Como ha quedado reflejado en el post anterior, César del Arco hizo suyas nuestras denuncias sobre las Barriadas Mallorca y La Mallorquina, aportando de su pluma las circunstancias legales  mediante las que quedaban perfectamente demostradas las ilegalidades de esas barriadas.

Ello hizo que la Alcaldía “entrara”  a defenderse con profusión de datos pretendiendo hacer ver que todo era correcto. Las puntualizaciones las realizaba como apoderado de los señores Salas, propietario de los terrenos sobre los que se edificó la Barriada Mallorca.

Utilizó el mismo “Diario Pueblo” donde fue denunciado y emitía las siguientes aclaraciones, que según su opinión, faltaban en la publicación del 1 de Abril de 1975:

  • Con fecha 23 de Agosto de 1958 fue autorizada la parcelación y urbanización de los terrenos denominados La Gomera y Orozul, conocidos como Barriada Mallorca y se concedió autorización para edificaciones, mediante escrito de la Jefatura de Obras Públicas de fecha 30 de Octubre de 1958 que fijaba la distancia respecto del eje de la carretera.
  • Con fecha 4 de Agosto de 1958 se obtuvo permiso del Distrito Forestal para la corta de los eucaliptos y con fecha 30 de Octubre se autorizó la conexión del agua potable del servicio municipal.
  • Con fecha 27 de Agosto de 1958 se autorizó el entubamiento del Arroyo de Montijo para desagüe general de la barriada.
  • La Comisión Municipal Permanente de 11 de Febrero de 1959  ratificada por el Pleno del 25 del mismo mes, y en vista de que la barriada estaba dotada de los servicios de agua, luz y alcantarillado, adoptaba un acuerdo que amparaba también a la segunda fase por el que se aprobaba un proyecto de parcelación de terrenos propiedad de los señores Salas Hermanos, denominados “Gomera” y “Pozo Nuevo” como ampliación de la anteriormente concedida a la Barriada Mallorca en atención al informe favorable emitido por el aparejador municipal, aceptando la cesión de calles de ambas parcelaciones como prolongación de las vías municipales.
  • Advertía que las fotografías publicadas se habían tomado en periodo de lluvias y estando la barriada en fase de obras ya que en ese momento se realizaba la pavimentación con riego asfáltico.
  • Concluía diciendo que en aquellas fechas no tenía vinculación alguna con el Ayuntamiento.

Sin embargo, en el próximo post detallaremos la respuesta de los vecinos que evidencian que estas notas enviadas por el alcalde no contradicen cuanto de ilegal denunciaban.

7 de Abril de 1975. Puntualizaciones del Alcalde de Camas , como apoderado de los señores Salas.

7 de Abril de 1975. Puntualizaciones del Alcalde de Camas , como apoderado de los señores Salas.

 

 

 

 

 

SOBRE INCOMPATIBILIDAD DEL ALCALDE

ARTÍCULO DE CÉSAR DEL ARCO DENUNCIANDO LAS IRREGULARIDADES DEL ALCALDE DE CAMAS EN LAS BARRIADAS MALLORCA Y MALLORQUINA

Manuel Benítez Salvatierra, bajo el pseudónimo de César del Arco, recogía, en un artículo del 1 de abril de 1975,  una denuncia ante el Ministerio de la Vivienda de José Martín Cuesta, Antonio Vidal del Cerro y Carlos Sánchez-Barbudo Santisteban sobre dos barriadas que se habían vendido como suelo urbano y estaban sin urbanizar, analizando diversas circunstancias y cuyos datos nos había solicitado a los miembros del Equipo Corresponsal:

  • Las irregularidades urbanísticas en Camas.
  • La venta de terrenos sin urbanizar en Barriada Mallorca, cuyo suelo se dividió en parcelas sin que se dieran las condiciones para ser suelo urbano al carecer de toda clase de servicios.
  • La construcción en esa Barriada con total anarquía, aglomerándose viviendas unifamiliares con pisos e industrias.
  • La concesión de licencias de obras por el Ayuntamiento, sin la existencia de los servicios elementales.
  • Que el Alcalde de la localidad, Juan Lozano Meridiano, intervenía en la venta de los terrenos como apoderado de los propietarios de los mismos, señores Salas Garau.
  • Que en ese momento, con la aportación económica de la Diputación y las Contribuciones Especiales que se le pretendían cobrar a los vecinos y sin exigírselo a la propiedad,  intentaban abordar la urbanización.
  • Las mismas circunstancias se daban en la incipiente Barriada La Mallorquina (ver publicación del 21 de Abril de 1974)
  • Hasta aquí el resumen del escrito de denuncia. Sin embargo el periodista, de su pluma, y con la ley en la mano, dejaba constancia de las obligaciones que recogía la Ley de Régimen Local para con los Ayuntamientos,  con lo cual no hacía sino afirmar la tesis que avalaba la incompatibilidad  del alcalde.  Así mismo resumía lo que la Ley del Suelo indicaba en dos cuestiones fundamentales, que resumidas venían a decir:
  • Que no podía elevarse el coste del valor del suelo caprichosamente, cuando todavía no se había desembolsado por la propiedad el coste de las obras.
  • Que no se podía efectuar ninguna parcelación urbanística sin que previamente se hubiese aprobado un plan parcial de ordenación del sector.

Terminaba su artículo recomendando al Ministerio de la Vivienda velase en este asunto por los intereses públicos y que tomase las medidas oportunas obligando a los propietarios de la parcelación a la realización de las obras de urbanización

1 de Abril de 1975. Cabecera del Diario Pueblo

1 de Abril de 1975. Cabecera del Diario Pueblo

065-camas-construccion-de-dos-barriadas-sin-urbanizar-2-2-01-04-75

1 de Abril de 1975. Artículo de Cesar del Arco sobre las irregularidades de las Barriadas Mallorca y Mallorquina.

 

 

10 de Abril de 1974. Denuncia a la que se refiere el periodista y que fue presentada al Ministerio de la Vivienda por José Martín Cuesta, Antonio Vidal del Cerro y Carlos Sánchez-Barbudo denunciando la ilegalidad de las Barriadas Mallorca y Mallorquina.

10 de Abril de 1974. Denuncia a la que se refiere el periodista y que fue presentada al Ministerio de la Vivienda por José Martín Cuesta, Antonio Vidal del Cerro y Carlos Sánchez-Barbudo denunciando la ilegalidad de las Barriadas Mallorca y Mallorquina.

de 1974. Denuncia a la que se refiere el periodista y que fue presentada al Ministerio de la Vivienda por José Martín Cuesta, Antonio Vidal del Cerro y Carlos Sánchez-Barbudo denunciando la ilegalidad de las Barriadas Mallorca y Mallorquina.

10 de Abril de 1974. Denuncia a la que se refiere el periodista y que fue presentada al Ministerio de la Vivienda por José Martín Cuesta, Antonio Vidal del Cerro y Carlos Sánchez-Barbudo denunciando la ilegalidad de las Barriadas Mallorca y Mallorquina.

Petición de nueva visita

Una nueva visita al Gobernador Civil había sido solicitada con fecha 28 de Febrero de 1975 por los siguientes vecinos: José Palomar Cabello, Manuel Santos Muñoz, Antonio Oria Peralías, Manuela Vargas Valencia y Carlos Sánchez-Barbudo, para poner en su conocimiento nuevos, graves y acuciantes problemas que seguían estando pendiente de solución en el municipio de Camas.

Esta nueva petición venía dada porque desde la primera audiencia concedida al grupo de vecinos que lo solicitó, se habían  denunciado y comunicado a la opinión pública temas relacionados con:

  •  principalmente con las Barriadas Mallorca y La Mallorquina, cuyo apoderado de la venta de los terrenos era el propio Alcalde.
  • la deplorable situación de los 300 vecinos de los barracones.
  • la  carta abierta al alcalde y firmada por 397 vecinos,  exponiendo detalladamente los problemas de la localidad.
  • La situación anómala de la Barriada el Cerrillo, aún sin pavimentar.
  • la carencia de polideportivo.
  • las anomalías existentes en el ambulatorio.
  • o la deplorable situación escolar entre otros.

 

Petición de dimisión del Alcalde, por incompatibilidad

Con posterioridad a esta visita,  se fue organizando una recogida de firmas mediante la que 500 vecinos de nuestra localidad  se dirigían al primer Teniente de Alcalde, a través de un escrito presentado en el Registro municipal el 13 de Junio de 1975 y con el nº  2176, tal como era preceptivo según el apartado nº 2 del artículo 9 de la sección 1ª la Ley de Régimen Local,  para que éste diera trámite ante el Gobernador Civil de la petición de dimisión del alcalde por su incompatibilidad para ejercer el cargo por ser apoderado de una empresa con intereses urbanísticos en este término municipal.

Decían estos vecinos  en su escrito que el alcalde era el primer interesado en que se cumplimentase el contrato de pavimentación, saneamiento y acometida de agua que se iba a realizar en la Barriada Mallorca ya que él era el apoderado de los señores Salas Garau,  propietarios de los terrenos de dicha barriada.  Con ello, conseguirá ahorrarle a los citados señores  ocho millones de pesetas, de los cuales 4.000.000 serían pagados por la Comisión Provincial de Servicios Técnicos,  2.816.331 serían pagados por los vecinos a través de las Contribuciones Especiales y 1.183.669 serían pagadas por las arcas municipales, entendiendo los vecinos que esto, además de una incompatibilidad, era una ilegalidad.

Denunciaban además que hechos similares ocurrían con las Barriadas de El Cerrillo o  con la Barriada La Mallorquina   (de la que también era apoderado de los terrenos)  o la venta de una calle en la Barriada Mallorca.

 

13 de Junio de 1975. Denuncia al 1º Tte. de Alcalde sobre la incompatibilidad del Alcalde para que lo tramite al Gobernador Civil.

13 de Junio de 1975. Denuncia al 1º Tte. de Alcalde sobre la incompatibilidad del Alcalde para que lo tramite al Gobernador Civil.

RESUMEN DE 1976

Entramos de lleno a analizar lo que supuso el año 1976.

En este nuevo año de transición hacia la democracia en nuestra localidad, desde la perspectiva  del análisis a través de nuestros trabajos  como  Equipo Corresponsal de El Correo de Andalucía, que nos condujo al contacto directo con el pueblo y sus problemas, barrio a barrio, palmo a palmo,  no podemos obviar que ello supuso todo un revulsivo en nuestras conciencias y en la de nuestros convecinos.

Los deseos de cambio en toda la sociedad se  movían a través de agrupaciones, asociaciones, actividades culturales, pedagógicas, asistenciales, el teatro, el cine, la radio, el periodismo, con los límites que el sistema imponía. El régimen de la dictadura, quería permanecer vivo en su agonía, no aceptaba su final.

Ya nada era igual. Los ciudadanos, en sus barrios, reclamaban sus derechos;  que sus calles tuviesen todos sus servicios: agua, luz, alcantarillado, pavimentación, etc. Pero no sólo eso sino que además reclamaban a las autoridades locales y provinciales  que esos servicios fuesen pagados por los que vendieron los terrenos como suelos rústicos y los cobraron como urbanizados. Claros ejemplos los hemos citado en nuestros trabajos ya expuestos como han sido los de las Barriadas Mallorca, Mallorquina ( ambas gestionadas y representadas por el alcalde de aquella época ) o la de Don Benito.

El año empezó con una agradable noticia para todos los que, como nosotros en nuestra localidad, desarrollaban la misma labor de denuncia y concienciación en otras localidades de la provincia de Sevilla: Fuimos nombrados, SEVILLANOS DEL AÑO 1975 en relación con el periodismo “por ser incansables portavoces de los ecos más dolientes de nuestra provincia”,  un acontecimiento éste que cada año organizaba la cadena SER a través de su emisora Radio Sevilla, estando entonces al frente Iñaqui Gabilondo, teniendo éste año significativa importancia. De tal manera que como PROTAGONISTAS DE SEVILA se nombró al PUEBLO DE SEVILLA y su despertar político y a los hombres que desde las solidaridades y el sacrificio han contribuido a dinamizar una sociedad adormecida y pasiva. Diversos eran los estamentos y actividades a los que se les atribuyó ser SEVILLANOS DEL AÑO. Este acto culminaba con una cena y recogida de diplomas y estatuillas de Itálica en el antiguo Hotel Luz de Sevilla. De todo ello daremos las correspondientes reseñas en su momento y dejaremos constancia de sus publicaciones.

Dos barrios surgieron reclamando atención a sus problemas  motivados por  la construcción de la autovía, el de La Extremeña-Camino de Guía, que exigían un paso elevado para acceder a su barriada y el de El Chato que reclamaba indemnizaciones y nuevas viviendas por el resquebrajamiento de las suyas, motivado por tales obras.  A las pocas fechas se unían a la reclamación otras dos barriadas, Santa Rosa y La Arboledilla y conjuntamente presentaban su reclamación al Ayuntamiento, al Gobierno Civil, al Colegio de Ingenieros de Caminos y al Ingeniero Director de la VIII Jefatura Regional de Carreteras. Este problema se mantuvo vivo durante todo el año y nos llevó más de 20 publicaciones en la prensa con paralizaciones de obras, cortes de carretera, diversas manifestaciones y concentraciones públicas, visitas a instituciones y todo tipo de denuncias. Afortunadamente se iba perdiendo el miedo, crecía la conciencia y éramos partícipes de la creación de una Asociación de Vecinos, Cal y Barro, mediante la que se intentó canalizar todas las reivindicaciones, convirtiéndose en la voz y representante de las exigencias de la vecindad. En la misma estaban representados, prácticamente, todos los barrios de la localidad.

En el caminar a la concienciación y participación popular organizamos junto con la cadena SER dirigida por Iñaqui Gabilondo y la colaboración de Mª. Esperanza Sánchez, un recital de Carlos Cano en el antiguo Cine Córdoba, que constituyó un auténtico éxito artístico y de público a pesar de que en el acto estuvieron presentes miembros de la Guardia Civil y de la Policía Municipal. Recordamos que cuando solicitamos el local a su dueño D. Rafael Fernández de Córdoba, Juez de Paz en esa época, nos auguró que sería un auténtico fracaso ya que por su experiencia nunca vio el cine lleno. Pues para su asombro, lo llenamos y lo vio. Se ocuparon  todas las localidades y los pasillos llenos. El acto terminó con todo el público en pie, gritando LIBERTAD, LIBERTAD, LIBERTAD…… Surgieron los primeros gritos, con temblor, con miedo, pero con esperanza, mucha esperanza, y a aquellos gritos se fueron uniendo otros y otros y otros… el grito de libertad cada vez era más intenso, estábamos a oscuras, sólo un potente foco iluminaba a Carlos Cano, sentado en su silla, con su guitarra, y en el momento de más decibelios, alguien encendió todas las luces de la sala, y allí nos vimos TODOS DE PIE gritando libertad, pero ahora no estábamos tan libres, la guardia civil ocupaba los laterales y la salida del cine. Fue el primer acto público en Camas donde el pueblo planta cara y descarga tanto miedo contenido. No se puede describir aquél momento histórico.  No nos podemos olvidar que permanecíamos en la dictadura y todos los controles eran pocos. Éramos más de 600.

A los pocos días a Carlos Cano no le autorizaron otro recital en el Cerro del Águila, se iba a celebrar en el Cine OIlimpia y tenía un sentido estrictamente benéfico.

No podemos dejar de citar un artículo en el que relatábamos y demostrábamos todas las puntualizaciones y contradicciones que realizaba el Delegado de Obras y Personal Contratado en aquel momento y que además era Cuarto Teniente de Alcalde, Vicepresidente del Consejo Local del Movimiento, Delegado Local de Sindicatos y corresponsal de prensa.

También expusimos un trabajo sobre la intransitabilidad de la calle Gómez de la Lama, a 30 metros del Ayuntamiento, que había sido entregada por sus propietarios al municipio hacía 30 años y aún estaba sin pavimentación y a los pocos días reseñábamos  el plante de una empresa del metal y el paro técnico de los alumnos del Instituto Tartessos, además de publicar las exposiciones de pintura a comienzos y finales del curso académico.

En otro momento denunciábamos el uso privado de un recién comprado camión de la basura que en ocasiones era utilizado para dar servicios a familiares de algún concejal y dejábamos constancia de cómo cuando hacía escasamente un año de haberse finalizado las obras de la barriada de “El Cerrillo”, “La Hoyada” y “Suerte Grande”, su pavimentación ya se estaba deteriorando, pese a que el Ayuntamiento pretendía cobrarles a los vecinos contribuciones complementarias por “subidas de los costos”.

En ese despertar de los ciudadanos también dimos la reseña de una asamblea de la Agrupación del Metal de  Camas en la que exigían sus derechos.

Hasta este artículo,  nuestros trabajos desde principios de 1974 fueron dados a conocer exclusivamente por el Correo de Andalucía con algunas colaboraciones puntuales del Diario Sevilla.

Pero en Junio de este año 1976 nacían dos nuevos periódicos: La empresa propiedad de El Correo de Andalucía fundó el vespertino “Nueva Andalucía”, que dirigió D. Javier Smith Carretero, en el que de inmediato comenzamos a colaborar como “Equipo Corresponsal”.

Ese mismo mes nacía paralelamente el Diario matutino “Suroeste” de la prensa del Movimiento, dirigido por D. Manuel Benítez Salvatierra y que sustituía al vespertino Diario Sevilla. A través de su corresponsal en el Aljarafe D. Manuel Carmona, se publicaron muchos de nuestros trabajos quien al pasar a ser colaborador del Diario ABC los publicó en este medio.

Hemos de dejar constancia que estos trabajos o colaboraciones del Equipo Corresponsal fueron completamente altruistas, llevados por un compromiso  con nuestro pueblo.

21 de Diciembre de 1975. “Recurso contra el sobreseimiento del expediente sobre incompatibilidad del alcalde”.

Con este titular informábamos en El Correo de Andalucía de nuestro recurso ante tal decisión

David Barata García, José Martín Cuesta, Francisca Fernández Florencio, Carlos Sánchez-Barbudo Santisteban, Manuela Vargas Valencia, Manuel Santos Muñoz, María del Carmen Palomar García, Rafael Rueda Álvarez y Antonio Oria Peralías plantearon un recurso de reposición dirigido al Ministerio de la Gobernación contra la resolución de sobreseimiento  que este organismo había dictado referente a la incompatibilidad del alcalde de Camas.

Este periódico recogía el recurso completo en el que se indicaba, entre otras alegaciones lo que sigue:

* Que se tuviesen en cuenta las anomalías señaladas en el escrito del 13 de Junio de 1975,  demostrativos de su incapacidad y su incompatibilidad.

* Que la resolución notificada se ha recibido sin pie de recurso, insistiéndose en los motivos ya consabidos como era la relación del alcalde con los señores Salas Garau de los que era representante, interviniendo como apoderado en la venta de sus terrenos en la localidad, de la que exist.ian escrituras públicas fechadas en la época en la que ya era alcalde. Tales terrenos se vendían sin urbanizar y a precios de suelo urbano.

*Que nunca les exigió a los propietarios el costo de las obras de urbanización y que por el contrario la  iban a pagar los vecinos, mediante la imposición de contribuciones especiales según acuerdo tomado en el Pleno del 30 de Setiembre de 1975  Se alegaban además los artículos legislativos que servían para razonar la incompatibilidad.

* Que por las anteriores circunstancias, continuaba abierto en la Delegación del Ministerio de la Vivienda el expediente por urbanización clandestina de las Barriadas Mallorca y Mallorquina. Así mismo ante el Juzgado de Instrucción nº 3 de Sevilla, se seguía querella criminal por esos hechos contra el señor Lozano Meridiano.

Se decía también que dado que en estos momentos se encontraba cesado como alcalde por imperativo legal,  se reconsiderase la actitud y se declarase incapacitado para ser proclamado candidato.

 

Por todo ello se pedía que tras los trámites oportunos se dictase una nueva resolución estimando este recurso y, en consecuencia, se acordase la incompatibilidad e incapacidad de don Juan Lozano Meridiano para ejercer el cargo de alcalde.

 

 

 

 

24 de Junio de 1975.  “Dos mil vecinos piden la dimisión del alcalde de Camas”  El Diario Sevilla se hacía eco del escrito que habíamos redactado y que había sido firmado por dos mil vecinos.

Razonábamos la petición en la demostrada incompatibilidad del alcalde por ser apoderado de una empresa con intereses urbanísticos en la localidad, señalándose que obligaciones que correponden a los propietarios de los terrenos de las Barriadas Mallorca y Mallorquina como es la realización de las obras de urbanización, serían pagadas por la Comisión Provincial de Servicios Técnicos, los vecinos y el Ayuntamiento.

Otra de las razones era que con fondos municipales se costeaban servicios en barriadas que aún no habían sido recepcionadas por el Ayuntamiento, por lo que este gasto lo tenían que hacer los dueños de esos terrenos, o que los beneficios obtenidos por la venta de los mismos en la barriada Mallorca se vieron incrementados al venderse una calle de esta barriada con el consentimiento del apoderado, que a su vez como hemos repetido en varias ocasiones, era el alcalde de Camas, beneficiando así evidentemente no al pueblo de Camas, sino a los propietarios.

17 de Junio de 1975. “Sobre incompatibilidades en la Alcaldía de Camas”. “800 vecinos piden al primer teniente de alcalde que las denuncie al gobernador civil”.

Más de 800 vecinos respaldaban con su firma un escrito dirigido al primer teniente de alcalde, para que, en virtud de lo que la Ley determinaba, diese cuenta al gobernador civil de la provincia de determinados hechos que, a juicio de los firmantes,  implicaban incompatibilidad con el ejercicio de las funciones del  actual alcalde.

El escrito incidía, en la calidad que ostentaba el alcalde de Camas, de ser representante de una entidad con intereses urbanísticos dentro del término municipal  especialmente en las Barriadas Mallorca y Mallorquina, lo que ha supuesto contravenir las disposiciones legales en materia urbanística.

Este mismo día, aparecía en la página de Opinión del Diario Sevilla un aclaratorio artículo sobre “Las incompatibilidades municipales”, firmado por César del Arco.

Así, señalaba una serie de supuestos que debían ser evitados como podían ser realizar servicios contratados, tomar parte en subastas para adjudicación de obras,  designar personal con determinado grado de consanguinidad, desempeñar cargos de dirección en empresas con intereses en el municipio, etc,

Tras explicar que en distintas ocasiones ha dejado constancia que la Ley debe ser respetada por todos, como medio de convivencia, aclaraba que el legislador no sólo trata de que alguien  no se aproveche de su situación de privilegio, sino que además obliga no solamente a ser bueno sino parecerlo. (De esta manera el mensaje que le enviaba a nuestro alcalde era muy claro)

Terminaba su exposición diciendo que “representar intereses particulares, dentro del término municipal, cuya corporación se preside, cuando esos intereses tienen relación con la administración pública, es un claro motivo de incompatibilidad”.

 

17 de Junio de 1975. “La incompatibilidad del Alcalde de Camas”. “Novecientos vecinos recurren al primer teniente de alcalde”.

Un grupo de vecinos de la localidad visitábamos al director del Diario Sevilla para hacerle entrega del escrito que habíamos redactado y  firmado por novecientos vecinos, dirigiéndose al primer teniente de alcalde, para, como decía la Ley diese cuenta de las denuncias aquí planteadas al Gobernador Civil de la provincia para que resolviese en justicia.

Camas.La incompatibilidad del Alcalde.17-06-75