Posts etiquetados ‘Barriada El Chato’

EL MOVIMIENTO CIUDADANO (6.1)

ACCIONES CIUDADANAS EN EL AÑO 1976

Se hacía cada vez más patente el compromiso de los habitantes de Camas.

Es precisamente en este año de 1976 cuando más manifestaciones, demandas  y denuncias se realizan por los vecinos:

Los equipos corresponsales de El Correo de Andalucía éramos nombrados sevillanos del año, por Radio Sevilla de la cadena SER, como reconocimiento a nuestro compromiso y denuncias sobre los problemas de nuestra localidad.

Unos 300 vecinos de la zona de Ramón de Galíndez y sus barriadas adyacentes, se manifestaban ante el Ayuntamiento por las inundaciones, cortaban la carretera y elevaban a las autoridades escritos de denuncias.

Unos 200 vecinos se manifestaban ante el Ayuntamiento reclamando la atención a los problemas de sus barrios relacionados con la construcción de la autovía, el de La Extremeña-Camino de Guía, que exigían un paso elevado para acceder a sus barriadas y los vecinos de el barrio El Chato que reclamaba indemnizaciones y nuevas viviendas por el resquebrajamiento de las suyas, paralizaron las obras, se manifestaron y cortaron la carretera, expresando sus quejas y exigiendo soluciones mediante sendos escritos a las autoridades competentes.

A las pocas fechas se unían otras dos barriadas, Santa Rosa y La Arboledilla que conjuntamente presentaban su reclamación al Ayuntamiento, al Gobierno Civil, al Colegio de Ingenieros de Caminos y al Ingeniero Director de la VIII Jefatura Regional de Carreteras.

Este problema se mantuvo vivo durante todo el año y nos llevó más de 20 publicaciones en la prensa con paralizaciones de obras, cortes de carretera, la primera por 50 mujeres,  con posterioridad fueron 70, diversas manifestaciones y concentraciones públicas, visitas a instituciones y todo tipo de denuncias.

Afortunadamente se iba perdiendo el miedo, creciendo la conciencia del compromiso, la participación y la justicia y fuimos partícipes en la creación de una Asociación de Vecinos, Cal y Barro, mediante la que se intentó canalizar todas las reivindicaciones, convirtiéndose en la voz y representante de las exigencias de la vecindad. En la misma estaban representados, prácticamente, todos los barrios de la localidad.

En el caminar hacia a la concienciación y participación popular organizamos un recital a Carlos Cano en el antiguo Cine Córdoba, que constituyó un auténtico éxito artístico y de público. La presencia de miembros de la Guardia Civil y de la Policía Municipal, no amedrentó a la población que llenó el local en su totalidad, incluidos los accesos a los asientos. El acto terminó con todo el público en pie gritando: ¡¡¡LIBERTAD, LIBERTAD, LIBERTAD¡¡¡.

En esos días, Saborido y Acosta fueron puestos en libertad, después de haber estado encarcelados por el proceso 1.001 y Alejandro Rojas Marcos, llegó a Sevilla de vuelta por su destierro político. Todos ellos estuvieron presentes en el acto.

23 vecinos de Caño Ronco Alto se solidarizaban mediante una carta al director con la labor del Equipo Corresponsal de El Correo de Andalucía y volvían a denunciar sus carencias.

Dada la intransitabilidad de la calle Gómez de la Lama, distante a pocos metros del Ayuntamiento, que había sido entregada por sus propietarios al municipio hacía 30 años y aún estaba sin pavimentar, la totalidad de sus vecinos emprendían acciones exigiendo su solución.

Así mismo hubo un plante en una empresa del metal y la convocatoria de una asamblea de los trabajadores de la Agrupación del Metal de Camas en la exigencia de sus derechos, aunque en otro momento se prohibía la Asamblea de Metalúrgicos que se iba a llevar a cabo en el campo de deportes de Camas, interviniendo, durante varias horas,  las fuerzas del orden público, tomando las calles y los accesos al lugar previsto para la celebración de la asamblea.

Un paro técnico lo realizaban los alumnos/as del Instituto Tartessos.

236 vecinos de la Barriada Mallorca se negaban a pagar las Contribuciones Especiales que les habían impuesto y otros 200 con posterioridad recurrían ante los tribunales,

El Colegio de Arquitectos denunciaba el Plan de Ordenación Urbana de Camas, recién aprobado” porque no se adaptaba a la legislación entonces vigente,

El Presidente del Colegio de Arquitectos, D. José Barrionuevo Ferrer, impugnaba también el Plan Parcial de Ordenación Urbana de “Torreguía”, por incumplimiento de la Ley de Reforma de la Ley del Suelo y del Plan Gral. de Ordenación Urbana de Camas,

Los vecinos del Barrio de Santa Cruz se manifestaban exigiendo sus derechos, negándose a atender la cuantía exigida por el Ayuntamiento por la nueva pavimentación, ya que según manifestaban era peor que la existente, considerando los precios abusivos. Esta actitud motivó que “la Alcaldía interviniese las cuentas corrientes de los vecinos de ese barrio obrero”.

Otro fraude urbanístico era denunciado por todos los vecinos de otra barriada. Esta vez referido a la Barriada “Olivar Viejo” la cual tras once años de existencia seguía sin los más elementales servicios de luz pública, acerado y pavimentación los cuales no habían sido exigidos por las autoridades a los propietarios de la urbanización, tal como en aquellas fechas determinaba la Ley del Suelo.

Al igual que ocurriese con la Barriada Mallorca, también, con nuestros votos en contra, el primer ayuntamiento democrático embargó las cuentas a los vecinos que se negaban a pagar las contribuciones especiales que durante tantos años defendieron para que fuese pagado por los propietarios de los terrenos. Los vecinos recurrieron estos embargos. consiguiendo que fuesen cancelados.

En pleno mes de Agosto los vecinos de varias barriadas Saladilla Alta, Arboledilla, Santa Rosa, Camino de Guía y Cañorronco, se manifestaban en número de unos 500. Lo hacían por las anomalías que estaban provocando las obras de construcción de la autovía Sevilla-Gijón, que causaron el resquebrajamiento de las viviendas del “Barrio del Chato” o el aislamiento de los servicios más necesarios de la ciudad con estas barriadas.

Y unos vecinos habían tenido la iniciativa de crearUna Guardería Laboral en Camas, la cual sería autogestionada totalmente por la Asociación de Padres de Familia y por las maestras guardadoras, dando cabida a más de un centenar de niños, hijos de madres trabajadoras preferentemente.

Nacía la Asociación de Mujeres dando a conocer su constitución, aunque sin local por carecer de recursos económicos habiendo conseguido celebrar sus reuniones en un salón del Ayuntamiento.

Un medio de denuncia más, el semanario El Torneo se hacía eco de la problemática de nuestra localidad.

En otro momento los vecinos de la barriada de don Benito dejaban constancia de su ilegalidad.

Casi 300 vecinos de las Barriadas de El Cerrillo. La Hoyada y Suerte Grande recibieron el fallo favorable del Tribunal Económico Administrativo, por el que anulaba las liquidaciones practicadas por el Ayuntamiento

Dos mil vecinos se dirigieron desde La Pañoleta hasta el Ayuntamiento,  siendo vigilados de cerca por miembros de la Guardia Civil durante todo el recorrido, para reivindicar medidas que mejorasen su situación ante los riesgos (el día anterior había causado la muerte de una vecina de la barriada) que suponía la construcción de la nueva autovía.

Unos 40 vecinos del Parque Residencial “La Montaña”, llevaban exigiendo durante 7 meses la resolución de las deficiencias en la red de alcantarillado y la solución a los problemas de ilegalidad de dicha barriada, entre ellas denunciaban la concesión de licencias de obras, sin que el Ayuntamiento exigiese a la promotora el cumplimiento sobre la urbanización y desarrollo de los planes de urbanización y ordenación, concediéndose licencias de obras para la construcción de más viviendas de las permitidas por ley y el incumplimiento en cuanto a los requisitos relativos a las calles, saneamiento, luz, zonas verdes, edificios comunitarios, etc.

Los vecinos de  la Barriada U.V.A. también querían saber además cómo se administraban los fondos de la barriada e incluso conocer las cuentas al menos 1 vez al año, además de otras preocupaciones que tenían sobre la misma,

Debido a la denuncia de varios vecinos, en este año, y debido a la querella por fraude y falsedad en documento público contra el Alcalde de Camas, éste tuvo que prestar declaración ante el juez de 1ª instancia

 

Anuncios

MANIFESTACIONES ANTE LA ALCALDÍA. 2

23 de Enero de 1976. 200 vecinos de El Chato y La Extremeña se concentran ante la Alcaldía

Unas doscientas personas se concentraron ante las puertas del Ayuntamiento exigiendo respuestas a los problemas que ambas barriadas tenían planteadas, entre otras cosas, como consecuencia de las obras de la autovía.

Estos vecinos trataban de conseguir un paso de acceso desde sus barriadas a la ciudad puesto que pese a que la autovía estaba en construcción, no había ningún paso proyectado cercano a sus viviendas.

Por otra parte, los vecinos del Barrio Chato llevaban más de dos meses intentando, a través del Ayuntamiento,  que Obras Públicas se responsabilizase de los resquebrajamientos que se estaban produciendo en sus calles y viviendas, como consecuencia, según ellos, del corte de la ladera sin que durante algún tiempo existiese muro de contención.

El Ayuntamiento pretendía una ampliación del plazo para posibles soluciones en ambas barriadas, aunque los vecinos no estaban dispuestos a seguir en tal situación.

23 de enero de 1976. Los vecinos delos Barrios El Chato y La Extremeña reclaman más atención para la resolución de sus problemas.

23 de enero de 1976. Los vecinos delos Barrios El Chato y La Extremeña reclaman más atención para la resolución de sus problemas

 

Los miembros del Equipo Corresponsal de El Correo de Andalucía en el artículo publicado el 11 de dicbre. de 1975, denunciábamos la situación en que se encontraba la Barriada El Chato, cuyas viviendas situadas en la ladera del cerro El Carambolo se deslizaban y resquebrajaban con motivo de las obras de la construcción de la nueva autovía Sevilla-Gijón.

Este artículo en prensa es el comienzo de una serie de publicaciones y de la unión de los afectados, cuya lucha les lleva a paralizar las obras, cortar el tráfico de la autovía , organizar concentraciones, dirigir escritos y solicitar visitas a tod0s los estamentos involucrados, reivindicando la solución de su problemática.

El 23 de enero de 1976 se dirigían mediante escrito a la primera autoridad provincial, al Gobernador Civil, manifestándoles que sus viviendas contaban con la preceptiva licencia municipal.

Le exponían:

Que debido a la construcción de la autovía y haberse cortado por su base la ladera del cerro, se había ocasionado un corrimiento de tierras, resquebrajándose la mayoría de sus viviendas y las mismas calles de la barriada, hasta el punto de que Obras Públicas ordenó la total evacuación de la parte baja del barrio.

Que los testigos de yeso colocados por Obras Públicas en  las grietas de las paredes de las viviendas  se estaban rajando, por lo tanto el problema continuaba.

Que el Ayuntamiento les aconsejaba la limitación en el vertido de aguas por el consiguiente peligro que suponían las humedades en el movimiento del terreno por lo que confirmaban sus miedos ante posibles lluvias.

Que como consecuencia de las movilizaciones y denuncias que realizaban, se habían enterado por un escrito de Obras Públicas que los terrenos donde estaba construida la barrida no eran aptos para la construcción de viviendas. 

Que después de innumerables gestiones ante el Ayuntamiento y Obras Públicas, ninguno de estos organismos asumían su responsabilidad ni la solución al problema.

Solicitaban finalmente la intervención del Gobernador Civil, advirtiéndole que el empeoramiento del problema, llevaría al desalojo de las viviendas y a una altera ción del orden público que se debería evitar.

 

1976. 23 de Enero. Escrito de los vecinos del Barrio El Chato al Gobernador Civil exponiéndoles su problemática. 1 de 2

1976. 23 de Enero. Escrito de los vecinos del Barrio El Chato al Gobernador Civil exponiéndoles su problemática. 1 de 2

1976. 23 de Enero. Escrito de los vecinos del Barrio El Chato al Gobernador Civil exponiéndoles su problemática. 2 de 2

1976. 23 de Enero. Escrito de los vecinos del Barrio El Chato al Gobernador Civil exponiéndoles su problemática. 2 de 2

Respuesta del Gobierno Civil

Éste respondía, con fecha 14 de Febrero de 1976,  dirigiendo un escrito a D. Antonio Angulo González en el que le manifestaba que en relación con el escrito que le había presentado en unión de otros firmantes, vecinos todos del Barrio de Saladilla Alta (El Chato)  y tras obtener información de la Delegación del Ministerio de Obras Publicas, así como de la Alcaldía de la localidad, se había llegado a determinadas conclusiones de las que podría ser informado por el Ayuntamiento al que se dirigía para que tal información la trasladase a los vecinos.

1976. 14 de Febrero. Respuesta del Gobernador Civil a D. Antonio Angulo en representación de los vecinos que dirigieron escrito sobre su problemática de Saladilla Alta

1976. 14 de Febrero. Respuesta del Gobernador Civil a D. Antonio Angulo en representación de los vecinos que dirigieron escrito sobre su problemática de Saladilla Alta

 

En nuestro post INTRODUCCIÓN, detallábamos el orden de los distintos apartados a desarrollar :


1. Descubriendo la realidad.
2. Centro de Juventud Al-Kama.
3. Artículos del Equipo Corresponsal de El Correo de Andalucía.

Publicados ya del 1 al 3, continuamos con el número 4, tal como indicábamos:

4. “Nuestras visitas y denuncias al Gobernador “.
Con fecha 25 de Febrero de 1974 el grupo de vecinos formado por José Martín Cuesta, Javier Vidal del Cerro, Carlos Sánchez-Barbudo Santisteban y José Vidal del Cerro elevaron un escrito dirigido al Gobernador Civil de la provincia solicitándole ser recibidos en audiencia al objeto de exponerles los acuciantes problemas existentes en la localidad.

En el post titulado FASE FINAL (dentro de las experiencias comentadas sobre el Centro de Juventud Al-kama) narrábamos como en esa etapa del Centro  habíamos estado preparando concienzudamente un estudio pormenorizado de los problemas de nuestra localidad y  cómo llegamos a las puertas de El Correo de Andalucía “con nuestro dossier bajo el brazo para poner en marcha nuestra idea de socavar los cimientos de la Casa Consistorial y empezar a cuestionar tanto letargo en nosotros mismos y en nuestros mandatarios. Así llegó la hora de poner en marcha una denuncia organizada de los problemas e injusticias que nos rodeaban”.

Entre otras muchas cuestiones en ese informe detallábamos:

• la carencia de pavimentación en la mayor parte de las calles.
• cuestionábamos cómo se habían entregados las viviendas de la barriada U.V.A., teóricamente construidas para absorber los barracones, existentes en el centro de la población y en La Pañoleta y situaciones familiares similares. Sin embargo aquellos vecinos continuaron viviendo en las mismas condiciones infrahumanas, y en los mismos barracones, viendo como las viviendas construidas, según decían para ellos, fueron entregadas bajo la sombra de la corrupción y la injusticia a otras familias.
• las deficiencias en las barriadas de Cañorronco y La Extremeña.
• la ausencia de Biblioteca, parques públicos y zonas deportivas.
• anomalías en la barriada Hiconsa.
• cuestionamos la situación en las que se encontraban las barriadas de El Cerrillo, La Hoyada y Suerte Grande.
• las deficiencias en el ambulatorio “Conchita Márquez Romero”
• la falta de inversiones en los distintos colegios públicos.

• carencia de colectores que conllevaban permanentes inundaciones.
• la situación lamentable de las barriadas El Chato o Saladilla Alta.
• la anormal situación del cementerio viejo.
• las ilegalidades de la barriada Mallorca.
• la inasistencia continuada de concejales a permanentes y plenos sin que se les obligase a dimitir como era preceptivo.
• la carencia de subastas en las adjudicaciones de obras.
• deficiencias en La Pañoleta, carentes prácticamente de señalizaciones de tráfico.
• la falsedad sobre la existencia de una Asociación de Cabezas de Familia.
Todo ello fue publicado en dos artículos firmados por el periodista Sr. Anglada: (que acogió nuestro dossier con pleno entusiasmo periodístico) una primera parte 1 de Febrero de 1974 y una segunda parte el 2 de Marzo de 1974.
Y fue precisamente aprovechando la primera denuncia pública en prensa cuando tomamos la decisión de hacerlo también ante la autoridad gubernativa.

Aquí dejamos reflejado el escrito que presentaron ante el Gobernador Civil los vecinos arriba citados solicitando audiencia a la primera autoridad provincial.

Solicitud de audiencia al Gobernador Civil para exponerle los problemas de Camas. 25 de Febrero de 1974

Solicitud de audiencia al Gobernador Civil para exponerle los problemas de Camas. 25 de Febrero de 1974

Fue éste un año de cambios en el que en el mes de octubre el Gobierno aprueba la Ley de Amnistía, que incluía la de los presos políticos; el 9 de Abril, Sábado Santo Rojo, Suárez proclama la desaparición del Partido Único (el Movimiento Nacional) y la legalización del Partido Comunista; el 28 de Abril se legalizan los Sindicatos, los partidos políticos ya estan en marcha y el 13 de Mayo llega La Pasionaria, Dolores Ibárruri, desde Rusia. Es poco el tiempo que quedaba para la organización de los partidos políticos ya que el 15 de Junio de ese año se celebraban las primeras elecciones democráticas tras la dictadura. Unas elecciones para elegir los diputados y senadores a  Cortes  que prepararían la Constitución por la que hoy nos regimos, después de 36 años.

Era evidente que también en nuestra localidad cada cual comenzaba a agruparse políticamente, se constituían asociaciones de vecinos u otras agrupaciones a la vista de la incipiente democracia. Se producía un cambio social acorde con las nuevas circunstancias y aparecían en la vida pública personas y entidades hasta el momento inexistentes.

Nosotros, tras escuchar y analizar distintas opciones de izquierda,  también acabamos organizándonos políticamente, mientras continuábamos denunciando públicamente, como hasta ahora lo habíamos hecho, las irregularidades e ilegalidades existentes en nuestro pueblo.

Comenzamos este año publicando un resumen de los acontecimientos vividos por los vecinos de Cañorronco Alto, alertando sobre la insalubridad en la que vivían, motivado por la carencia  de alcantarillado, teniendo que verter sus excrementos detrás de sus viviendas desde el mismo Colegio Público Cervantes, hecho que venían denunciando desde 1973, con escritos al Jefe de Sanidad local   y a S.M. la Reina Dª. Sofía  y que pese a estar aprobada  la canalización del alcantarillado, al cabo de 4 años, todo seguía igual.

La agresión a un miembro de nuestro equipo corresponsal  por un  Teniente Alcalde era la publicación que seguía a esta anterior.

Nos hacíamos eco del plante de los alumnos del Instituto Tartessos apoyando las  reivindicaciones de los PNN y reivindicando el derecho a recibir sus clases.

También  de la preocupación existente entre los padres de la Guardería Laboral, ya que al carecer de subvenciones se encontraban en una difícil situación económica,  así como de la manifestación de 400 vecinos del Barrio de Santa Cruz pidiendo el cambio de concesionario a otra empresa  de transporte para que los autobuses llegasen a su barriada.

Hacia el mes de junio de este año, eran los vecinos de las barriadas de Camino de Guía, la Arboledilla y La Extremeña quienes  mediante escritos reclamaban que se tomaran acciones en relación con sus barriadas para que solucionaran sus ilegalidades y que se le exigiese al propietario de los terrenos  la elaboración del proyecto al igual que se le había exigido en  la barriada de Don Benito.

En Nueva Andalucía se narraba cómo los militantes del entonces PSA, tras las  primeras elecciones democráticas (celebradas el 16 de Junio de 1977),  hacían limpieza de la cartelería  del partido con el que habían concurrido en coalición y pidiendo a los demás partidos que hiciesen lo mismo con objeto de que las paredes de todos los pueblos quedasen limpias una vez cumplido el objetivo de propaganda. También se daban a conocer las amenazas telefónicas que recibieron esa misma madrugada, tras el recuento electoral, poniéndose la pertinente denuncia ante la Guardia Civil que posteriormente pasó al juzgado

El Diario ABC relataba que los vecinos de Coca de la Piñera ante la carencia sanitaria pretendían construir un nuevo ambulatorio, en un barrio que contaba con unos dos mil habitantes. Para ello solicitaron del Ayuntamiento un solar y  ellos mismos lo limpiaron, hicieron la cimentación y emplearon cien mil pesetas que tenían en las arcas de la Asociación vecinal.

En el mes de Julio se celebraba la vista del matrimonio Sánchez-Barbudo contra el alcalde por las acusaciones que éste les hizo de “agitadores profesionales“, presentándolos así ante la Guardia Civil, con la clara intención de que fuesen detenidos. Este hecho se producía en el despacho de la alcaldía donde ellos acudieron  como representantes de la Barriada Olivar Viejo en una manifestación que se celebraba el 26 de Setiembre con motivo del desbordamiento del colector en la calle Ramón de Galíndez y que afectó a varias barriadas.

Se detalla en una publicación posterior el juicio al alcalde, al que asistieron los testigos, incluido el Capitán  de la Guardia Civil, presente en la reunión en la que ocurrieron los hechos, que iba al mando de las fuerzas que tomaron la plaza del pueblo, junto con la policía antidisturbios, y que declaró en contra del alcalde, manteniendo la verdad de lo acontecido.  (algo empezaba a cambiar en este país). Ante la expectativa que levantó este juicio muchos vecinos acudieron a las puertas del Juzgado nº 1 de los de Sevilla, lugar donde se celebró esta causa contra el alcalde de Camas.

En Nueva Andalucía publicábamos que los vecinos del Barrio de Santa Cruz planteaban una denuncia al Gobernador  Civil indicándole que las autoridades municipales habían aprobado, con carácter urgente,  en enero, las obras de pavimentación de su barriada y que se encontraban en el mes de julio y todo seguía igual.

A finales de este mismo mes se publicaban  las gestiones que los pensionistas hacían para  intentar obtener unos terrenos donde poder construir un Hogar del Pensionista que aglutinase a los 1.300 existentes en ese momento en la localidad, consiguiendo que el Ayuntamiento ofertara al Servicio de Asistencia al Pensionista (Delegación Provincial de Asuntos Sociales) un solar de 400 m2. anexo al ambulatorio.

Días después, a finales del mes de Julio, eran los vecinos de la calle Gómez de la Lama los que de nuevo, al igual que hicieron los vecinos del Barrio de Santa Cruz, remitían escrito al Ayuntamiento en el que le recordaban el historial de acuerdos y promesas que databa desde Febrero de 1975 y aunque a principios de este año les confirmaron que con  el buen tiempo se realizarían las obras de la pavimentación de la calle, ésta seguía intransitable pese a estar en pleno verano.

En el mes de Setiembre desde Nueva Andalucía se hacía un resumen de lo acaecido con la Barriada El Chato en la que  tras tres años de conflicto aún quedaban 33 familias en desacuerdo con las soluciones que se les aportaba pues estas familias que quedaban creían que la mayor parte de la responsabilidad era de Obras Publicas que decidió  realizar la construcción de la autovía Sevilla-Gijón sin las pertinentes pruebas de los terrenos de su barriada.

En el mes de Octubre publicábamos el procesamiento del alcalde, al haber ganado el juicio contra él el matrimonio Sánchez-Barbudo, miembros de este equipo corresponsal.

Esta noticia aparecía en varios medios de difusión y en Nueva Andalucía se recogía tanto en portada, con foto incluida del mismo alcalde, como en sus páginas de interior donde se relataba profusamente el acontecimiento. (los jueces habían procesado a un alcalde de la dictadura)

Tal noticia fue recogida también por el diario ABC, en su página dedicada a la Sección de Tribunales.

Ante el accidente acaecido en el mes de Octubre en el cruce de la autovía con Castilleja de Guzmán dejamos recogido que unos 4.000 vecinos llegaron a manifestarse recorriendo desde el citado cruce por la autovía, hasta la barriada Hiconsa y llegada al Ayuntamiento. Este accidente ocurría de alguna manera porque el paso subterráneo que se había hecho a esa altura estaba prácticamente inutilizado ya que no había asfalto en sus accesos, carecía de luz, se inundaba y se encontraba cubierto de escombros lo que le hacía impracticable.

Una vez más se hacía un relato exhaustivo de la ilegalidad de la barriada La Mallorquina que al cabo de los años y pese a tantas denuncias seguía sin su necesario proyecto de urbanización, con tapias sin derribar a lo largo de la calle Santa María de Gracia. Es más el alcalde, representante de los propietarios de los terrenos tuvo la ocurrencia,  al objeto de ahorrarle gastos a sus poderdantes, de ofrecer esos terrenos  en setiembre de 1968 para el montaje de la feria del pueblo, con lo cual los gastos saldrían de las arcas municipales. En Diciembre el Ayuntamiento aprobaba un plan de parcelación (sin el preceptivo Plan de Ordenación), lo que motivó la suspensión de las actuaciones urbanísticas por parte de la Delegación del Ministerio de la Vivienda. En Octubre de 1977 narrábamos estas circunstancias y que  todo seguía bajo promesas de presentarse el exigido Plan de Ordenación.

Finalmente acabábamos el año resumiendo el caos urbanístico de varias de barriadas:

Las de las barriadas La Arboledilla y la Extremeña, relatando las actuaciones  de los vecinos en los años anteriores reivindicando se legalizasen sus barriadas y reclamasen a los propietarios de los terrenos las obras.

Una nueva referencia  a la calle Gómez de la Lama que tras varios años de suplicio, seguía impraticable.

O la referencia a Cañorronco Alto que seguía sin agua y, con los riesgos consiguientes de infecciones, debido a la falta de alcantarillado.

 

 

 

 

 

12 de Octubre de 1976. “La Barriada El Chato a punto de derrumbe total. En una pendiente de tragedia viven aun 110 familias”.

Esto es lo que se publicaba en la portada de El Correo de Andalucía, desarrollándose la noticia en las páginas dedicadas a Sevilla.

Sus posibilidades económicas no les permitían irse de unas viviendas en las que a algunas de ellas se les derrumbaban los techos y todas se resquebrajaban y en las que las recientes lluvias habían producido nuevos daños, hasta tal punto que pudimos comprobar cómo en una vivienda construida hacía seis meses se detectaron desvíos en su estructura de hasta 12 cms.

Los vecinos se quejaban de que ninguna autoridad los visitara: ”todos son oídos sordos” manifestaba un vecino y otro, José Pachón con seis hijos menores y con una pensión de 3.000 ptas. por incapacidad, afirmaba que “aguantamos aquí porque no tenemos a donde ir”.

Mientras tanto los vecinos perdían el sueño temiendo otro trágico momento como el reciente en el que se desplomaba el techo de una vivienda oseincrementaban los resquebrajamientos de otros. Pedían que, de una vez, velasen por su seguridad

204.Camas.A punto de derrumbe total.12-10-76

El Chato a punto de derrumbe total. 12 de Octubre de 1976. El Correo de Andalucía

203.Camas.El Chato a punto de derrumbe totral.12-10-76

El Chato a punto de derrumbe total. 12 de Octubre de 1976. El Correo de Andalucía

18 de Setiembre de 1976.  “Infraestructura urbana de Camas. Ciudad dormitorio”. Tratábamos de resumir con estos titulares en Nueva Andalucía la visión existente en aquel entonces de nuestra localidad. Entendíamos que eran tres los condicionantes existentes para su desarrollo:

  • La cercanía a la capital, siendo considerada como una ciudad dormitorio.
  • El factor hidrológico.
  • El trazado de las vías de comunicación férreas y automovilístico.

 

Sitiada por la Geografía

Camas era entonces una ciudad sitiada por la geografía ya que por el Este era zona inundable por su proximidad al río  Guadalquivir y por el Oeste las estribaciones del Aljarafe,  inadecuadas  para la construcción por ser terrenos,  de margas azules, peligrosos por su facilidad al corrimiento, tal como se había demostrado con la Barriada El Chato, que había quedado en estado ruinoso.

 

Ciudad estrangulada

A lo anterior se le añadía el trazado de la autovía que dividió a nuestra localidad en dos, dejando incomunicada a una parte de la población de los servicios elementales.  Por una parte la línea férrea cortaba el núcleo de población hacia el norte. La propia línea férrea y la autovía Gijón-Sevilla incomunicaban el centro urbano de las importantes barriadas de La Pañoleta, El Chato y Coca de la Piñera, entre otras..

 

El Plan General de Ordenación

La Diputación Provincial facilitó la redacción de un Plan General como instrumento básico para enfrentarse al caos urbanístico existente aunque en este plan se dejaba constancia de que era un plan provisional previo a otro que sirviese a la finalidad legal básica del planeamiento urbano y  que no era otro que la utilización racional del suelo.

Incumplimiento

Pese a que el Plan preveía para 1985 una población de 24.000 habitantes ya en 1975 contaba de hecho con 30.000. El mismo pretendía frenar la especulación pero su aprobación era recurrida por el propio ayuntamiento de la ciudad, en unión de otros impugnantes propietarios de terrenos  que pretendían obtener mayor lucro. De hecho, se presentaron unos descarados Planes Parciales de determinados sectores, con tan graves infracciones legales, que, por ejemplo los de Torreguía y La Carpintera merecieron la impugnación del Colegio de Arquitectos, pese a que el Ayuntamiento volvió a ratificar su aprobación inicial. El fracaso del Plan se divisaba con tan sólo contemplar la infraestructura que existía en la época de su redacción y la anarquía de la edificación existente.

Igualmente el déficit de la escolarización era evidente pues en 1970 faltaban 2.970 puestos escolares, casi el 50% de sus necesidades.y en esta fecha la carencia de puestos escolares ascendía al 70% a pesar de la existencia de desdoblamientos.

Suministro de aguas

Este suministro podría considerarse resuelto en nuestro término municipal, al provenir el mismo de la estación de El Carambolo,  que a la vez suministraba a la capital. No obstante se daba la circunstancia de haberse cegado varios pozos que suministraban el agua de nuestro pueblo ( ver nuestra publicación del 19 de Agosto 1976 ) con lo que se podría haber evitado no sólo la sequía de aquel momento sino haber ahorrado a la capital el suministro a nuestra población.

Alcantarillado

En estas fechas continuaba el vertido de aguas fecales a la vega y sitio de Gambogaz, exactamente en las mismas condiciones que en la época de la redacción del Plan.

Pavimentación y alumbrado

En el momento de la redacción del Plan General, sólo el 2% de las calles estaban pavimentadas aunque en los últimos 3-4 años supuso un aumento de las pavimentaciones que llegó hasta un 50%, así como la iluminación que llegó hasta un 70%. No obstante,  todas estas mejoras se realizaron con cargo a los vecinos a los que le impusieron contribuciones especiales para el pago de las mismas cuando la mayor parte de las barriadas en las que se hicieron estas instalaciones tenían su origen en parcelaciones fraudulentas a cuyos propietarios ni se les denunció ni se les exigió lo que según la ley les correspondía. Valgan como ejemplos barriadas como las de Mallorca, La Mallorquina o  El Cerrillo entre otras.

Abandono Administrativo   

Se analizaba en aquel entonces la dejadez de nuestros representantes por la defensa de los intereses de los ciudadanos y comentábamos cómo si las inundaciones del Guadalquivir se afrontaban con las obras del muro de defensa, hubiese sido más lógico aprovecharlas para que el trazado de la autovía circunvalase la ciudad en vez de atravesarla y cortarla por el centro dividiéndola en dos, independientemente de los perjuicios causados a los vecinos de la Barriada El Chato que al no ser debidamente atendidos ni escuchados no tuvieron otra opción que paralizar por tres veces el funcionamiento de las obras pues su situación databa desde finales de 1975 culminado con la concentración que el 25 de Agosto de 1976 se hacía ante las puertas del Ayuntamiento por la división de la ciudad que afectaba no ya sólo a sus bienes sino a la propia identidad como pueblo, al que se aislaba, se separaba y se incomunicaba.

Gran Área de Sevilla

Se analizaba que el crecimiento de Sevilla reclamaba un planeamiento comarcal en el que nuestra localidad debía estar presente a través de sus representantes democráticos para participar en el diseño de obras tan importantes como La Corta de la Cartuja o las autopistas que cruzaban la ciudad. En definitiva, Camas debía tomar conciencia de lo importante que era estar presente,  en el debate público y participar en las decisiones que a cualquier nivel le afectase.

 

a

19 de Mayo de 1976. “Camas: A vueltas con el problema de “El Chato-Saladilla Alta”. “Los vecinos piden cuentas al Ayuntamiento, que ha venido otorgando licencias para construir en terrenos inadecuados”.

Así es como abríamos, las páginas centrales del periódico, denunciando la situación en la que se encontraban los  vecinos de la barriada por sus acuciantes problemas debido a  los agrietamientos  de sus viviendas originado por los corrimientos  provocados por las obras de la autovía que daba salida a la carretera N-630 de Sevilla-Gijón hacia Extremadura.

 Los vecinos no sólo responsabilizaban a los altos organismos que determinaron la ejecución de las obras, sino también al Ayuntamiento de Camas, que había otorgado licencias de obras en unos terrenos inadecuados, tal como se demostraba en un informe que habían encargado a los arquitectos D. David Lázaro Rubio y D. Alberto García Montes.

Los afectados fueron asesorados por el letrado D. Juan Carlos Aguilar Moreno, que presentó un escrito al Ayuntamiento avalado por 113 firmantes, prácticamente la totalidad del vecindario, donde como primer punto manifestaban que pese a la previsibilidad de que los resquebrajamientos de sus viviendas irían en aumento, debido a la inestabilidad de los terrenos, tenían que permanecer en las mismas por carecer de otro tipo de alojamiento. Tales conclusiones de que el problema iría en aumento se desprendía del informe suscrito por el arquitecto D. David Lázaro Rubio que se adjuntaba y  en el que expresamente recogía “la inquietante situación general de toda la barriada, incluso de las edificaciones en que no se advierten daños”.

Del citado informe también se desprendían dos clases de concausas por las que se había llegado a la situación de esta barriada:

  • De una parte la VIII Jefatura Regional de Carreteras asumía parte de la responsabilidad, por las obras de la construcción de la autovía, expropiando e indemnizando a parte de los propietarios  de esas viviendas arruinadas, las de la parte inferior. Sin embargo, por escrito que esta Jefatura Regional enviaba con fecha 3 de Octubre de 1975 al Ayuntamiento, rechazaba las de resto de las viviendas, pese a que muchas de ellas también estaban en estado ruinoso. En relación con esa decisión, el informe técnico aportado por los vecinos determinaba la posible causalidad de las obras de la carretera que también podrían haber provocado el estado ruinoso de las otras viviendas, aunque tampoco podía afirmarlo rotundamente a falta de ensayos y sondeos, cuyo coste escapaba de las posibilidades económicas  de los vecinos.
  • Se planteaba, que de lo que no cabía duda era que la actuación municipal era, en cualquier supuesto, causa directa de la situación, como se especificaba en el informe pues tal como se indicaba en sus conclusiones el emplazamiento era totalmente inadecuado, según estaba recogido además en el Plan General de Ordenación de la ciudad.
  • Contraviniendo todas las leyes, órdenes y reglamentos, el Ayuntamiento había concedido licencias de construcción de viviendas sin el proyecto técnico adecuado, por lo que tal incumplimiento de normas, que eran la garantía de la seguridad de las obras, convertía a la Administración Local en responsable de una situación que no se habría producido de haberse exigido la tramitación adecuada. Los vecinos habían acompañado en escrito previo, el  23 de Enero de 1976, de toda la documentación que amparaba el pago de sus tasas por la concesión de las licencias de obras de sus viviendas.

Por todo ello reclamaban que se tomasen las siguientes medidas:

  1. La construcción de un muro de contención hacia la mitad de la barriada que contuviese el empuje del terreno desplazado por el corrimiento.
  2. Realización de un estudio completo de la estabilidad de la ladera.
  3. Alternativamente, la expropiación por parte del Ayuntamiento, de las viviendas restantes. 

6 de Febrero de 1976. “Sigue urgiéndose una solución al problema del Barrio “El Chato”. “Obras Públicas no puede responsabilizarse de la reparación de todas las viviendas, porque todas o casi todas presentan fisuras o grietas como consecuencia de su ubicación en una ladera sometida continuamente a movimientos del terreno y en la que nunca debió contruirse viviendas.”  Así aparecían las páginas centrales del periódico en  este día cuyo texto está extraído de una carta que la 8ª. Jefatura Regional de Carreteras había dirigido a la Alcaldía con fecha 3-10-1975.

Los afectados, proseguían su lucha reivindicativa, en una espléndida autogestión solidaria en defensa de sus intereses que veían cada vez más  amenazados.. Se habían dirigido al Gobernador Civil de la provincia, a la Alcaldía, al Colegio de Arquitectos de Sevilla, al Colegio de Ingenieros de Caminos y a la 8ª. Jefatura Regional de Carreteras, amén de encargar un informe jurídico y técnico sobre los terrenos donde se  asentaban sus viviendas.

Se reunían con el Alcalde, consiguiendo de éste que el Ayuntamiento encabezara su representación ante el Gobernador Civil, mientras tanto, en la calle Paloma algunos vecinos recibían las indemnizaciones por la demolición de sus casas y otros de la misma calle, seguían viendo como sus casas se agrietaban cada vez más y trataban que se les reconociera el derecho a la indemnización pues ellos habían construido sus viviendas, con los permisos del Ayuntamiento, abonaban sus impuestos y en algunos casos los proyectos de sus viviendas los había realizado el Aparejador Municipal.

 

 

25 de Enero de 1976. “El vecindario deEl Chato urge al Ayuntamiento la solución de su problema”. La barriada corre el riesgo de deslizarse como consecuencia de las obras de la nueva autovía de Extremadura”. Así titulábamos como resumen el escrito que una gran parte del vecindario había dirigido con fecha 3 de Noviembre  a la Alcaldía para que diese urgente solución  al problema suscitado por la construcción de la nueva autovía.

Posteriormente, con fecha 23 de Enero de 1976, le dirigier0n otro escrito donde detallaban todas las anomalías existentes y en visita posterior a la Alcaldía, ésta les entregaba una fotocopia de la notificación de la Jefatura de Obras Públicas, donde  se responsabilizaban sólo de una parte de la barriada,  advirtiendo que no podían hacerse cargo del resto de la barriada, porque nunca debió haberse construido, por lo que en base a este punto exigían que fuese el Ayuntamiento el que se responsabilizase del problema existente.